Blogia
Contextos

Pedrada

Pedrada

Sí se ha asistido -una vez bastó- a las presentaciones del cómico y me he salido al poco de entrar porque no tiene ni pizca de humorista.

El repertorio está constituido por una ristra de vulgaridades y chabacanerías que verdaderamente  lo ponen a competir con y por la Presidencia.

A quién le quedan deseos de ir a un supuesto show de la comicidad donde a gritos la primera Piedra que el “payaso” le lanza al público es una mentada de madre a semejanza de saludo. Ordinariez que, dicha sea la verdad, cualquier ciudadano puede mostrar en un momento de ofuscación en los tiempos de ira que se viven, pero que para oírlas como gesto de comicidad no valen ni un penique.

Son vaciedades groseras que se escuchan gratis en esquinas callejeras a cualquier insolente de arrabal. Es tan, pero tan ordinario el cómico que equipara la contienda electoral.   

El “espectáculo” eleccionario que se aproxima se presta para hacer un estudio sociológico y guardarlo para una historia vergonzosa. Quienes la contarán afilan sus lápices.

¿Por qué será que lo malo gusta tanto? Es una realidad deprimente habiendo tan buenos humoristas profesionales y silvestres en esta tierra naturalmente de gracia y de gente ocurrente.

Asista a un juego de pelota y escuchará a espontáneos echando chistes que son para cuajarse de la risa. Los echan sin vulgaridades, aunque con groserías que entonces tienen sentido.  

¡Qué chiste tan malo el de Piedra!   

Manuel Bermúdez Romero  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Heraldo Sifontes -

De acuerdo. No es que no digamos groserías,sino que el tipo en sus presentaciones se pasa. Al venezolano le gusta lo vulgar y chabacano.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres