Blogia
Contextos

Versiones del pensamiento único

Versiones del pensamiento único

La censura de prensa tiene varias caras. Dos de éstas son las representadas por el gobierno y -por separado- por el propio medio de comunicación.  

Algunos gobiernos imponen censura a través de procedimientos de sus organismos. Los medios de comunicación lo hacen prohibiendo temas a sus periodistas o ignorando certeros artículos de sus articulistas.  

Igualmente los medios aplican censura de una manera peor, favoreciendo tendencias de opinión ante las que deberían mantener una independiente actitud crítica.  

De esta forma, el periodismo se asemeja cada día más a la publicidad, puesto que es más un vendedor de baratijas informativas que un divulgador de las verdades noticiosas que el lector aspira recibir. 

Hay formas y estilos de imposición de censura. La forma tajante y definitiva de los gobiernos dictatoriales o totalitarios aun dentro de supuestas democracias, y la sutil de algodón y rabia de los dueños de medios de comunicación, quienes deciden no publicar o esconder un contenido cuando el articulista escribe sobre asuntos que van contra el parecer o interés de los propietarios del medio. 

Ambos sectores, gobiernos y medios de comunicación, actúan muy falsamente y se acusan uno al otro de atentar en contra de la libertad de expresión, cuando la verdad es que ambos la destruyen, cada cual desde su propia posición interesada, bien sea político-ideológica, económica, publicitaria o cuando -por mera vagabundería- se manipula con la expresa intención de uniformizar el pensamiento de la gente. 

A veces solamente basta ir en contra de una corriente de opinión mayoritaria, para que lo que redacta un determinado periodista o escritor se lance sin otra consideración al cesto de la basura o se minimice su punto de vista en la jerarquización que se hace de los contenidos y -para guardar las apariencias- se le publique escondido bien adentro en las páginas interiores.  

Ocurre así en todas las formas de periodismo que hasta hoy se han inventado, y muchas veces distorsiona la verdad de los acontecimientos o -más grave- promueve concientemente la difusión de mentiras.   

En el periodismo digital eliminar una información inconveniente porque está fundada en la verdad o en la controversia, es todavía más fácil: el editor sólo tiene que pulsar “delete” y se acabó. A otro tema.  

Pero el solo hecho de que no se permita la expresión de una opinión autorizada, es un acto criminal que liquida la libertad de pensamiento y uno de los derechos humanos. Lo es más todavía vetar a algunos periodistas que no se acoplan con la opinión que se quiere generalizar. 

Respecto al tema abundan como flor en primavera la hipocresía y los hipócritas que hablan de libertad de opinión, pero no la practican y establecen códigos de censura que aplican según el caso. Son en la verdad flores carnívoras. Antropófagas del disentimiento. 

Los medios de comunicación oficial e igualmente los de la llamada gran prensa no se proponen ni tan siquiera iniciar debates públicos y abiertos para esclarecer temas que son fundamentales. Es una histórica mala práctica latinoamericana que continúa.  

Después, vienen tarde las quejas y las rasgaduras de vestiduras de los mismos que no permiten que sobre ningún tema haya discusión para contribuir a que el tan amado pueblo de los tormentos de cada político esté en capacidad de hacerse su propio juicio.  

En este momento tenemos todos a la vista como los medios de comunicación oficiales y privados prefieren tratar a sus lectores como a un rebaño de ovejas. 

Manuel Bermúdez Romero

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Alfredo Allais -

Hola Manuel
Revisando los accesos en los buscadores a mi pagina de fotografía, me he encontrado con sorpresa un comentario expuesto hace ya casi cuatro años sobre el tema de la manipulación mediática y una referencia a los intereses económicos involucrados en esta. Mi humilde y temporal opinión reverbera en tu blog a través de los años como una sombra que persigue a su dueño en forma implacable. El contenido de estas aseveraciones por mí expuestas sin duda no dejan de reflejar algo de la realidad que para ese entonces se podía percibir, aunque de manera un tanto ingenua si se quiere. Pero como nada es eterno en este mundo y mucho menos las opiniones en Venezuela, en las circunstancias actuales resulta que la manipulación mediática ejercida a través de los medios oficialistas ha defendido via omisión, en forma descarada, la quiebra de una serie de bancos relacionados al testaferrismo revolucionario que manejaba disfrazado con un manto “capitalista” las poco o nada fiscalizadas e irregulares transacciones y contribuciones del gobierno obscuro, supongo bajo la dudosa premisa de que “el fin justifica los medios”, la resultante es que una buena parte de estos medios terminaron en los bolsillos de algunos de los participantes revolucionaros sin mayores consecuencias penales, lo que es de comprender teniendo en cuenta el “calibre” de la información que se ha manejado en estas instancias y que involucra a la cabeza misma de este proceso.
Cabe recordar las quiebras bancarias consecutivas con la asistencia del gobierno cuando la ultima administración Caldera, cuyo estilo, de alguna manera recuerda la filiación paternal de este con la actual revolución social, dejando claro que en tu país mi país no hay nada nuevo bajo el sol.
Los últimos acontecimientos en la quiebra político económica del banco Federal con los fines de consolidar mediáticamente al proceso a través de la toma de Globovision, establece claramente la manipulación y diferencia en el castigo frente a unos entes colaboracionistas y otro que no lo es.
Claro está que el tema de la comida podrida alcanza unos niveles de escándalo incomparable a cualquier otro. Es así como de escándalo en escándalo, se va tapando uno con otro, en una sucesión infinita y que de manera mágica va borrando lo anterior.
El resultado más evidente es que poco a poco se ha ido descubriendo un farsante al estilo Madoff, que ha logrado estafar en su buena fe a un importante sector ideológico de nuestra población y del mundo, en temas tan sensibles como el comunicacional, el económico y últimamente en el nutricional.
Seguro que otros vendrán, es por eso que hoy creo, la mejor defensa a la manipulación mediática siempre estará en la diversidad de opiniones, aunque ello pueda significar a veces un inconveniente anarquismo; al menos en la resultante del mensaje tendremos por cierto que todos vivimos en el.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Manuel Bermúdez Romero -

Tú estás confirmando lo que digo. La libertad de expresión debe ser propiciada no sólo por el gobierno, que bastante la ha limitado, sino también por quienes conducen los medios. Cada sector hala para su lado y utiliza como argumento la parcialidad del otro para justificar su propio abuso al derecho de la ciudadanía de estar informado veraz y oportunamente.

Alfredo Allais -

Estimado Manuel
Da la casualidad de que en estos días he estado discutiendo en mi entorno; la falta de objetividad que esgrime la prensa opositora al atacar al gobierno, donde por ejemplo el tema bancario esta prácticamente excluido de la discusión electoral, nadie puede negar que las políticas de control del gobierno sobre la banca han generado un beneficio sobre todo a la clase media en cuanto a la adquisición de vivienda y otros bienes como vehículos, amen de ocasionar también una liquidez que ha beneficiado incluso a los propios bancos, también habría que resaltar que por primera vez parece existir la firme intención de desarrollar una política de recaudación fiscal. Este gobierno a mi entender huele a facho por donde lo mires y tiene muy pocas cosas buenas, pero cuando esa prensa disfrazada de oposición que tanto a dañado y hecho por manipular, calla ante estos temas solo declara su naturaleza hipócrita e interesada. siembra dudas sobre la autenticidad de su discurso y poco ayuda a la solución de los problemas. Me parece muy oportuna tu acotación puesto que reflexiones del orden que tu haces, son las que quizás estimulen un liderazgo mas sincero y creíble.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres