Blogia
Contextos

Reducir la malaria, para prevenir el Sida

Reducir la malaria, para prevenir el Sida

 La prevención del Sida ha visto durante este mes dos grandes avances, según lo expresa un editorial reciente del diario The New York Times. 

El texto del comentario indica que la gran noticia es el valor protector de la circuncisión (corte circular de una porción del prepucio, siendo éste último la piel móvil que cubre la cabeza del miembro viril), y el otro importante hallazgo es que las enfermedades Sida y malaria se alimentan una a la otra. 

The New York Times precisa que el resultado está fundado en un estudio publicado por la revista Science, basándose en informes obtenidos en Kisumu, una ciudad de Kenia con una población de 200 mil habitantes y con altos niveles de las dos enfermedades. 

La interacción entre Sida y malaria, según los investigadores, incrementa los casos de Sida en un ocho por ciento, y los de malaria en un trece. Ello significó por más de 25 años, 8 mil 500 casos adicionales de Sida y casi un millón de casos extras de malaria. 

Basados en estudios anteriores, los investigadores hallaron que personas con HIV (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) positivo que adquieren malaria, alcanzan entre seis y siete semanas el virus del Sida en su sangre. Durante ese proceso estos pacientes son muy contagiosos y doblan la posibilidad de afectar a sus parejas sexuales. Ha sido probado que también la gente con HIV está más propensa enfermarse de malaria. 

Otro aspecto del estudio demuestra que la protección contra la malaria de quienes tienen HIV, podría también limitar la expansión del Sida. Estas personas, los enfermos de malaria, necesitan dormir bajo mosquiteros con tratamiento insecticida y deberían tomar una dosis diaria del antibiótico co-trimoxazole. 

Combinando el mosquitero con el antibiótico y la terapia anti-retroviral, un estudio determinó que se reducen en un 95 por ciento los casos de malaria en población con HIV positivo. El informe indica que co-trimoxazole es un medicamento barato, pero no es usado ampliamente en países pobres. La terapia anti-retroviral (esta aclaración la hace el traductor) es el tratamiento con drogas que impiden que el virus del HIV u otros tipos de retrovirus se multipliquen en el cuerpo.

The New York Times observa que las conclusiones deberían añadir la urgencia del combate contra la malaria, la cual siempre ha estado rezagada detrás del Sida, tanto en dinero dispuesto como en atención. 

Agrega el editorial que el hecho es que más de un millón de personas, la mayoría de ellos infantes menores de cinco años, muere anualmente por una enfermedad que es fácilmente prevenible y reducible su incremento. 

El estudio citado también arroja una nueva luz sobre el por qué los niveles de Sida en África son mucho más altos que en cualquier otro lugar. La salud de los africanos es mala y éso los hace más vulnerables a sufrir enfermedades como malaria, herpes genital y otras que hacen más transmisible el HIV. 

Las personas caritativas interesadas en combatir el Sida, dice el editorial, han mostrado menos interés en mejorar los sistemas de salud en África, el adiestramiento de personal y el equipamiento de oficinas. La más grande lección del nuevo estudio es que todo tiene que ser atendido. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres