Blogia
Contextos

Palangre

Coméntese de entrada que mucha gente oye utilizar la palabra pero desconoce exactamente cuál es su significado.  

Periodísticamente hablando palangre significa corrupción, y habitualmente consiste en el pago en moneda que se hace a un periodista para que inserte una información en un medio de comunicación, sabiéndose bien que este es un servicio que debe prestarse gratuitamente. 

Según convenga a los implicados, el ejercicio del palangre tiene recursos de presión o ejecución que pasan por ignorar, distorsionar, inventar, manipular o bloquear informaciones expresamente, y es una actividad nefasta, pues socava la verdad, atenta contra el derecho a la divulgación, desdibuja las realidades y desvirtúa el periodismo.  

“Aquí martillamos” 

Por lo demás el palangre tiene diversas formas de aplicación, desde las exquisitas hasta las miserables. Dentro del último renglón pongamos por caso la extorsión a una atribulada madre de familia que llega a la redacción de un periódico rogando auxilio porque se le extravió una hija, y el colega palangrista se aprovecha del dolor de la mujer y le cobra de mucho guillo por publicar el hecho,  siendo un servicio social que no debería tener ningún costo. 

Aunque de corriente el palangreo dispone de un abanico de sutiles maneras, a veces es abierto, tanto que un colega puede decirle a un declarante: “ve, aquí martillamos”. El declarante estará claro de lo que le están solicitando para darle publicación a su noticia. Obviamente, cuando se atropella de esta manera a una fuente es evidente que en el medio de comunicación saben de la deshonestidad, pero se hacen de la vista gorda. 

Porque resulta que, además, el palangre puede ser institucional y colectivo. Institucional cuando el medio de comunicación sabe que algunos de sus periodistas lo practican, pero lo permite “para que se ayuden”. Y es colectivo porque a veces para doblegar una línea editorial -si es que existe tal línea- “se le pasa la mano” a varios miembros de la redacción… Y todos callados... Se ha sabido de cofrades que se han rendido al palangre materializado en una periódica botella de un litro de whisky suministrada por el corruptor para cada uno de los implicados. 

Dos en uno

Una manera sofisticada de hacer palangre es administrarle las “relaciones públicas” a una institución equis. Institución que puede ser un partido político... los mismos que usted está pensando… los partidos que conocemos y algunos de sus dirigentes. Líderes de estos que se abren las venas por el país han propiciado y propician el palangre. Partidos políticos hay que ubican reporteros en los medios de comunicación para dedicarlos de refilón a la tarea. 

Pero entiéndase bien que estamos hablando de relaciones públicas entrecomilladas. Y así se encuentran licenciados que afirman orondos: yo además de reportear para La Voz de las Antípodas, le hago relaciones públicas a la Empresa Nacional Procesadora de Zapote Mamey. El tipo lo que hace es intentar introducir en las páginas u ondas del medio de comunicación con el que trabaja, todo lo que provenga de esa empresa y represar lo negativo. Lo que realmente hace es PALANGREAR, una mañosidad por la que naturalmente recibe un estipendio de la organización que toma ventaja. 

Sépase que “los honorarios” que se cancelan por palangrear no consisten exclusivamente en un cheque mensual, sino que también pueden ser una facilidad, como pagarle al agente algún gasto: parte de las cuotas mensuales de un auto nuevo, el hospedaje prolongado en un hotel, almuerzos diarios en un restaurante y hasta otorgarle una beca de estudio por los favores prestados. Como se puede ver, ese viene a ser palangre de una categoría muy elevada. Saque usted la cuenta, existen libros que son producto jugoso de una relación palangrista. 

Palangre corporativo… 

¿Ha oído usted decir que hay medios de comunicación que palangrean?  

Es simple, “se la dedican” a una empresa determinada que no los ha incorporado dentro de su pauta publicitaria. La “dedicación” no sólo se manifiesta publicando informaciones tendenciosas de esa empresa, sino magnificando sus acontecimientos negativos o ignorando permanentemente las verdaderas noticias que pueda originar.

Igualmente puede hallarse corporaciones prestigiosas que presumen de santas y decorosas y propician el palangre distorsionando el sentido promotor de la publicidad. Una manera de hacerlo es concediendo anuncios publicitarios para comprar silencio. En este aspecto específico el colmo son los programas radiales inexistentes a los que se les concede publicidad.  

La modalidad descrita en las dos líneas anteriores claramente implica la complicidad de alguien dentro de la emisora, pues para cobrar legalmente, además de elaborar la factura correspondiente, se emite un certificado de transmisión por un programa que no se ha hecho. A uno no le queda más que imaginar que “se parten la cochina” entre el productor y la administración de la radio. 

Periodistas que no tienen precio 

No obstante todo este lamentable cochambre, se hallará honestos profesionales de la comunicación social y empresas periodísticas correctas que no utilizan el periodismo para negociar indebidamente, presionar o chantajear. Aparte de que existen periodistas absolutamente honrados que jamás entregan su conciencia.  

De allí se establece que está completamente justificada la correspondencia que a través de TalCual la periodista Maye Primera Garcés dirigió al capitán José Vielma Mora, superintendente  aduanero y tributario, pidiéndole se excuse, pues el último la calificó de “palangrista de oficio” en una correspondencia encabezada con el timbre del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat). 

Manuel Bermúdez Romero

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Michel Tavera -

Asi es compañeros y amigos y algunos se molestan porque se les llama asi, considerandose a ellos mismos superior al termino ya que dependen de entes externos al pais y es verdad pues son los verdaderos vende patria

Manuel Bermudez Romero -

Tiene usted la razón Carin, es habitual entre nosotros que al honesto se le califique de bobo, y al delincuente como hábil. Mas no hay que desfallecer. Queda la compensación vital de estar tranquilos con nuestras conciencias, condición que nos dará más fuerzas para seguir adelante.

Carin -

Cuanta verdad ... Y que triste q en yaracuy y en el paisexistan tantos palangristas....y aquellos q critican esta praxis se les cataloga de "bobos" que cosas.... Sin embargo los valores y la etica siguen estando primero.. Y que dios nos proteja a todos los q hacemos vida en los medios...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Manuel Bermudez Romero -

COMPLEMENTO

Hay palangristas de oficio tan particulamente caras dura que se enfadan cuando se les describe. Tan descarados que acusan a otros de lo que ellos hacen. Y esta declaración merece ser explicada, pues hay colegas que pueden haber hecho palangre, pero con terrible pena. Cayeron en la práctica debido a que la dureza de la vida y una familia llena de necesidades los obligó.

Pero hay otros usurpadores del periodismo que son tan sinvergüenzas que piden como los pordioseros; tan cínicos que pretenden dictar cátedra de periodismo, es decir, de lo que nunca han hecho realmente. Tan curiosos carroñeros como los zamuros, puesto que "comen bailando". Tan arriesgados que pretenden asustar aunque se tenga la cortesía de no nombrarlos por nombre y apellido. Tan chiquiticos que no se abren a la confrontación pública, sino que siempre andan tras una barricada. Tan pillos que pocos les queda para el asalto. Y tan peligrosos que se disfrazan de profesionales preocupados por la humanidad.

Manuel Bermudez Romero -

Me consta señora Neisa lo que usted afirma. Sé que en el ambito maracaibero el Partido Social Cristiano Copei lo hacía y había encopetados dirigentes nacionales y regionales que lo sabían. Y ese es el pasado que no los deja levantar cabeza, lo más importante ahora es descarnar estos asuntos, para que la población y los votantes no se engañen y continúen en la búsqueda de una dirigencia política que esté más allá del chavecismo y de los dirigentes de partido que ya perdieron su oportunidad. En la juventud estudiantil que emerge pareciera que se vislumbra un liderazgo. Argumentar que son demasiado jóvenes es un pero inventado, fue que acaso Bolívar, Sucre y Urdaneta eran unos viejos cuando iniciaron su esfuerzo libertario. Por otra parte aprovecho para destacar la valentía de la periodista Maye Primera Garcés.

Neisa -

Sr. Bermudez, Saludos cordiales desde Georgia. El palangre fue usado muchisimo en la epoca de la democrcia, cuando CAP, Betancourt, Caldera etc. Lo recuerdo muy bien pues yo soy viuda de periodista. Y en esa epoca, mi esposo comentaba sobre esa actitud corrupta de algunos colegas.Que verguenza y tristeza, que vamos hacia el retroceso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres