Blogia
Contextos

Deshaciendo

La última pendejada gubernamental lanzada al aire es la sugerencia de que el imperio estadounidense pudiera ser el responsable del sensacionalismo del que no sin razón se señala a algunos medios de comunicación venezolanos. 

El ministro de comunicaciones e información, William Lara, como quien descubre el oleaje marino, dice que el sensacionalismo, denominado también periodismo amarillo, lo originó el empresario y editor norteamericano William Hearst, e insinúa que de allí proviene la mala influencia. 

Es como afirmar que quien fabricó el primer revólver -que no lo inventó para lanzar serpentinas- es el responsable de todos los asesinatos que diariamente comete el hampa en Venezuela. 

O asegurar que el dictador Fidel Castro es quien tiene la culpa, por modelaje, de que el presidente Chávez hablé tan extensa, insustancial y chabacanamente (característica no fidelista) cada vez que se dirige a la nación. 

Las pocas acciones con sentido que el gobierno bolivariano efectúa, como la prohibición de publicación de fotos sensacionalistas, las tiñen de extremismos voceros como Lara. 

William Randolf Hearst falleció hace ya mucho y no tiene relación con los empresarios venezolanos que gerencian el periodismo más como negocio que como servicio social informativo.  

Manuel Bermúdez Romero  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres