Blogia
Contextos

Claveles versus mierda

Era de esperarse que el Presidente de la República con su ego herido y su vulgaridad en el pináculo, desconociese finalmente el valor del triunfo opositor. No es el lenguaje soez una característica nueva de su personalidad plebeya. No es ahora cuando él deja ver su nivel, su mala educación, su ignorancia supina. La mejor descripción que de él se ha hecho, fue la que hizo Arturo Úslar Pietri: Chávez es un ignorante delirante. 

Ha sido siempre así, chabacano. Nunca lo ha escondido, y, sin embargo, se participó con él de un movimiento de pretensiones boliviarianas y se votó muchas veces a su favor hasta darle varias veces el triunfo, y ello da pruebas palpables de las brozas que descomponen el caldo social venezolano.

Es solamente natural y hasta acomodaticio, y no necesariamente razonado -no lo perdamos de vista-, el cambio de actitud frente a Chávez, y obedece a que las consecuencias de sus ideas extremistas, su desbarajuste ideológico y el caos administrativo y financiero de su gobierno se vienen encima de todos nosotros, sus inconscientes aliados o sus opositores eternos. Es muy poco político hacer esta afirmación, pero es la verdad.  

No obstante, en este momento hay una gran diferencia: ahora está viva en la calle una fuerza distinta que no cae en el barranco de Chávez. Es la de los estudiantes que aprovecharán el excremento que les lanza para reciclarlo y preparar un compuesto orgánico que haga fecundar la decencia, la libertad, el pacifismo, la unión, la reconciliación, la esperanza, la paz, la democracia, el desarrollo integral que los jóvenes demandan del ser venezolano y, así, hasta alcanzar la verdadera grandeza de nuestro gentilicio. Es por el establecimiento y profundización de estos conceptos por los que vienen luchando. ¿Quiénes somos? Estudiantes ¿Qué queremos? ¡Libertad!  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres