Blogia
Contextos

Bueno es cilantro, pero

En medio de la respiración acelerada que la vida nos impone, tarde hacemos una pausa para observar como quedó evidenciada la difusión desmedida -para nosotros- de los hechos en torno al fallecimiento del cantautor Michael Jackson. Y el hecho confirma lo que se sabe: a la prensa de muchos países la pauta noticiosa les viene trazada desde Atlanta, Nueva York, Los Ángeles o Miami.

 

Sin que se desconozca el aporte Jackson a la música popular, ya no solamente norteamericana sino internacional, es una buena oportunidad para mostrar la indiferencia por intérpretes y creadores nuevos o viejos que -aun estando vivos- no trascienden y su música se difunde mezquinamente en su propio ámbito, padeciendo eternamente de sed de reconocimiento.

 

La comparación no es con Shakira, igualmente seductora de los medios de comunicación y diva del mercado y del mercadeo, sino con su coterránea Andrea Echeverri, con la mexicana Lila Downs, o los grupos venezolanos Voz Veis y Vocal Song, para nombrar sólo a dos del escenario nacional.

 

Si uno se dedica a hurgar percibe que hay buena cantidad de músicos e intérpretes que han quedado rezagados en el reconocimiento público. Son ellos Lilia Vera, Esperanza Márquez, Cecilia Todd, el Grupo Raíces entre otros venezolanos echados al olvido por nuestros medios y casi inexistentes por fuera de nuestro territorio.

 

La música venezolana, algunos puede que no lo crean, es demasiado refinada para calar en el gusto musical latinoamericano, bien sea en el ambiente de cada país particular ubicado al sur del río Bravo, o en el mundo latino “pop” que radica en los Estados Unidos.

 

¿Será verdad la afirmación? O es más asunto de que haya que agarrarle el pulso sociológico a esos ambientes para incorporarse con recursos de penetración comunicacional bien elaborados. Allí está Gustavo Dudamel, sin embargo y en demostración de lo contrario -puramente clásico- inserto en los escenarios mundiales de la música culta.

 

¿Por qué no ocurre así y del mismo modo con Guillermo Jiménez Leal y sus piezas folklóricas y con tantos otros escondidos en las pampas y montañas de Latinoamérica?

 

Que Dios conceda la paz a Michael Jackson, mas su muerte no es óbice para que se alerte sobre el abusivo uso de los medios de comunicación social para difundir -como pauta global- un acontecimiento de valor noticioso norteamericano y del mundo de habla inglesa. La desproporción, caliente todavía en la pantalla, pone de bulto la necesidad de ver con ojos críticos y justos alrededor nuestro para jerarquizar los sucesos de interés público del acontecer latinoamericano.

 

Quizá el primer paso para comprender el alerta es hacernos el propósito de escuchar más a esos intérpretes. Aproveche que aquí mismo puede oírlos pulsando en los hipertextos resaltados en color. Suba el volumen, por favor, y disfrútelos.

 

 

Manuel Bermúdez Romero

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Manuel Bermúdez Romero -

Creo que básicamente lo que hay es una cuota de descuido y comodidad. Pero siendo benévelos, se puede decir que podría hablarse de una comodidad natural, pues es un material hecho, terminado, bien construido, que no necesita verificación porque su contenido es responsabilidad de una agencia de noticias.

Pero bien, ninguno de eses elementos debería sobreponerse al juicio jerárquico que cada medio debe realizar. La ponderación de la noticia, naturalmente puede variar de uno a otro país. Para mí no era de primera en Venezuela, menos de abrir primera, como hicieron algunos periódicos.

Dicho de otro modo, no creo que en este caso prevalece que sea una información que "venda" más periódicos que otra o aumente la audiencia de un canal de TV. En Venezuela tenemos cantidad de problemas de mucho mayor interés que la bien cubierta muerte de M. Jackson, pero no entro en detalles para no ser redudante sobre un tema que nos mantiene agobiados.

Inma Cuevas -

Muy bueno el articulo, y el nos invita a reflexionar y analizar la situacion, por ejemplo porque se habla de que la pauta de la prensa venezolana "les viene trazada desde Atlanta, Nueva York, Los Ángeles o Miami," pudieramos preguntarnos, será que los dueños de la prensa les interesa seguir esta pauta porque es la que "se vende"? o, porqué seguir pautas internacionales? estamos claro que esto es el mundo de la publicidad y el periódico va a publicar lo que le de más ganancias y vamos a lo otro , porque a la gente le gusta esto? porque tienen mas maquinaria para transmitir la informacion y la forma de transmitirlo es mas especializada que la de nosotros y es por eso que llega a la gente? o es realmente por el talento? es que no tenemos en nuestro pais maquinaria ni talento para llevarlo a la mayoria de los habitantes del planeta? son muchas interrogantes que podemos buscarla en nosotros mismos y analizarnos cada uno de los venezolanos como es que llegamos a esto, y como podemos hacer para revertirlo y comenzar a construir un mejor Pais

Manuel Bermudez Romero -

Gracias Juan por tu comentario.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Manuel Bermúdez Romero -

Al lector Alberto Mirabal González le digo que, ciertamente, el tema es complejo, pero creo que es posible manejarlo. Complejo porque en el ambiente -en cualquier otro ambiente ocurre-, se incorporan varios elementos. Usted empieza por traer a colación el aspecto facilidad o complejidad de la venta, según quien sea el cantante, y es cierto, y esa sería la visión de la disquera. Mas existen otras visiones que han de tenerse presentes, la de la prensa que es la que abordé a velocidad en mi artículo. Luego estarían sin duda los puntos de vista de intérpretes, autores y agentes, para mencionar sólo tres adicionales.

Pero vayamos a la prensa o a los medios de comunicación. Si bien detrás de esa muerte y en la actuación de Shakira hay una maquinaria publicitaria, en mi parecer las jefaturas editoriales existen entre otras razones para filtrar esa influencia interesada. Para mí lo más preocupante es que sabemos que son pautas que no impone nadie, sino que vienen trazadas, o digamos más precisamente, servidas. Me explico: muere M. Jackson y el acontecimiento es transmitido a la prensa global completamente procesado y con todos los recursos complementarios de ilustración que invitan a su inserción destacada, pero no se sopesa el interés efectivo del hecho para los públicos locales de cada región.

En el caso venezolano, y para referirme específicamente al un hecho concreto del funeral, varios periódicos abrieron primera página o la destacaron en ésta,sin terminar de percatarse de que 1. De ello se supo por la TV desde la mañana del día anterior, y 2. La información para Venezuela, no era de primera, y menos de abrir, asunto que si ha podido hacerse en la página de farandula o alguna otra similar.

La prensa impresa no termina de comprender que frente a medios de comunicación más instántaneos como las páginas web, TV y radio, debe ir más al análisis o profundidad. La TV, por su lado, comete el error de que apabulla al televidente con repeticiones de la misma noticia durante todo el día y la noche.

Si en mis manos hubiese estado, el día del funeral hubiera publicado con ánimo crítico una información o artículo sobre el uso y abuso de los medios de comunicación para hacer globales, acontecimientos de interés para zonas en zonas restringidas del globo.

Y déjeme decirle que habiendo sufrido la avalancha "Jacksoniana" que hemos visto, hubiese estado tentado colocar en primera un avance de ese artículo con llamada a la página donde estaba desarrollado.

JUAN D. HERNANDEZ M. -

fELICITACIONES MANUEL POR TU INTERESANTE OPINION.

ERNESTO MIRABAL GONZÁLEZ -

El artículo me parece interesante y es cierto que hay mucho talento disperso y oculto debajo del río Bravo. Como usted dice, tampoco me refiero a Shakira o a Ricki Martin que han gozado fastuosamente de su fama. Pero creo que el asunto o es muy complejo o es muy simple, todo depende de según como se mire (como dice la canción de Jarabe de Palo) La gente consume la música que le venden y gracias a la frivolidad de la humanidad, es mucho más rentable vender a Luis Miguel con su cara bonita que a Fernando Delgadillo, trovador mexicano por sólo mencionar un ejemplo; eso por un lado, por otro lado, recuerdo que Silvio Rodríguez dijo una vez algo así: "Se puede ser cómodo tanto para componer como para escuchar" y la gente, frívola como ya dije, prefiere oir a Shakira que "romperse" la cabeza con un texto de Silvio. Creo además que algo extraño pasa con nuestros paíces ya que nunca han producido un fenómeno cultural a nivel internacional como The Beatles o el propio Michael Jackson. Tenemos grandes figuras en hispanoamérica, pero ningún fenómeno que haya marcado la diferencia a nivel mundial. ¿Por qué? Me gustaría hallar una explicación. Quizás tenga que ver con el tamaño de las maquinarias publicitarias. Póngase a pensar en la posibilidad de crear un personaje como Harry Poter de nacionalidad venezolana o cubana o chilena. Estoy casi seguro que el autor de tal personaje no vendería un sólo libro y yo vuelvo a preguntar: ¿por qué?. Me gustaría saber que piensa usted sobre esto. Gracias por su artículo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres