Blogia
Contextos

Tamare y su río

Tamare y su río

El sábado y domingo 10 y el 11, respectivamente, del próximo mes octubre de este año 2009 habrá un reencuentro en Tamare de quienes la habitaron. He recibido tres mensajes anunciándome la realización del evento, pero sin información precisa sobre el programa y el lugar donde se celebrarán las actividades. No obstante, sabemos que Tamare sigue siendo de poca extensión y quienes tengan el gusto de concurrir, seguramente indagando podrán encontrar sin pérdida el lugar. Si preguntando se llega a Roma, más fácil será llegar a ese sitio en la urbanización.

El punto es que en sencillo homenaje al hermoso lugar donde muchos crecimos, también a los constructores anónimos que concibieron la urbanización, y a propósito de este retorno, quiero dejar para la memoria de quienes son y fueron sus habitantes, dos explicaciones que conozco sobre el significado de la palabra Tamare.

La primera explicación la tomé de algún diccionario de toponímicos del que ahora no recuerdo su título, y el cual dice que Tamare es una palabra yukpa (caribe) que significa Lugar de trabajo...

La segunda versión es del filólogo larense Lisandro Alvarado, quien explica en El Glosario de Voces Indígenas de Venezuela, que Tamare o Temére es el nombre de una palma de Guayana y, en Maracaibo, una especie de uvero.

Aprovechando que estoy en esta gustosa tarea de informar, cuento en volandas y a continuación sobre el río homónimo de la urbanización. Éste se encuentra en plena Costa Oriental del Lago, entre el campamento petrolero Tía Juana y la urbanización Tamare, y desemboca en el lago en el sector ribereño y poblado de mangle denominado Los Pocitos, adonde no pocos llegamos a irnos escapados de la vigilancia familiar a tomar un baño en las aguas del lago cuando todavía se podía. A bañarnos ya para entonces -dígase la verdad- en cieno y residuo petrolero.

Ese río Tamare hoy está canalizado en el sector de su transcurso que corre al lado de la urbanización con el propósito de  controlar sus crecidas de invierno porque la zona se pobló en sus alrededores. Tiene el río una extensión relativamente breve y nace en Palito Blanco, estribación del cerro Socopó en la serranía de El Empalao, de la cual se cuenta, y de seguro es leyenda, que debe el nombre a un salteador de caminos que por esas lejanías fue apresado y empalado para escarmiento de todos los asaltantes.

El lecho arenoso del río Tamare -que por su relieve es más una cañada- se desplaza entre el bosque ralo de una planicie seca que da coloración arcillosa a las aguas de su inconstante caudal que en tiempos de lluvia se incrementa desproporcionadamente.

Sirvan estos datos sobre Tamare y su río para la lectura previa y querenciosa de quienes al reunirse recordarán horas que definitivamente no volverán, pues el tiempo no retorna, mas sí podemos retrotraer el recuerdo de nuestros felices días adolescentes y juveniles cuando cada quien le puso empeño por hacerse de un futuro que marcha con nosotros y va adelante.

Vaya mi afectuoso mensaje personal de optimismo y aprecio para todos los compañeros hombres y mujeres que al reencontrarse reavivarán su felicidad y darán fortaleza a la amistad que hasta hoy entre todos hemos conservado.

 

Manuel Bermúdez Romero

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Manuel Bermudez Romero -

Gracias Juan Denis, tenemos que exaltar nuestros hechos, regiones, localidades y motivar a nuestra gente y a quienes se proponen estas celebraciones que tienen que redundar en beneficio, aunque sea a la distancia. Gracias de nuevo.

JUAN D. HERNANDEZ M. -

EXCELENTE TRABAJO..!!! FELICITACIONES MANUEL!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Manuel Bermudez Romero -

La verdad y es que no conozco cómo es exactamente el empalamiento, pero nunca pensé que fuese así.

Imaginaba que el empalamiento consistía en limitarle la movilización del cuerpo y así obligarlo a caminar hasta el agotamiento. El recurso que tú describes dudo que dejé viva a la víctima por mucho tiempo.

Voy a leer sobre el tema para ver que puedo agregar.

Jorge Zajia -

Manuel,
Que bueno que rescatas para la memoria colectiva el orifgen del nombre de tamare y su río que hoy es -como tu buien dices- un canal.¿Dónde está Palito Blanco?
?Qué es "empalar"?
Ese término lo leí por primera vez en "Los amos de El Valle" u otra historia novelada, del íclito novelista venezolana Herrera Luque (Q.E.P.D) y se refiere al "empalamiento" de unos 22 Casiques en Caracas por parte de su fundador Diego de Losada, a quienes la Corona Española, por esa barvarie, lo confinó a Barquisimeto, donde murió pobre y arruinado. El "empalamiento" consiste en colocar dos palos en cruz y a la persona se le introduce por el ano y le perfora todo por dentro. El palo que forma la cruz abajo lo sostiene para el palo introducido le llegue hasta la garganta. La muerte es lenta, lentísima, porque el mismo palo no permite el desangramiento rápido.
Seguramente tu, con tu afilida pluma, puedes describir mejor en qué consiste semejante tortura.
Amiguísimo,
Jorge Zajia
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres