Blogia
Contextos

Se busca Presidente

Se busca Presidente

 

Nunca más que en este instante de mi exilio voluntario y leyendo un artículo de Pedro Lastra que me transmitió un colega y que trata sobre los miles de millones de dólares que supuestamente Ricardo Fernández Barrueco sustrajo al país, recuerdo en contraste ejemplar a la operadora Lagoven en su austeridad reflejada en la oficina que ocupé en 1977 al incorporarme a ésta en el Zulia.

 

Austeridad de dueño

 

Pero no sólo era la oficina. También el modesto auto que me asignó la empresa y al que debía dársele uso estricto en funciones de trabajo, como debe ser. Así mismo el control minucioso de las fotocopias que se imprimían, las cuentas claras que había de presentarse cuando se viajaba nacionalmente en tareas laborales y se otorgaba un adelanto de gastos del cual se hacía la relación del consumo previsto y del no realizado, para proceder con el reintegro correspondiente al control administrativo. Eran cuatro lochas, pero obviamente tenían que devolverse.

Muchísimos miembros de la nómina tenían en su oficina un teléfono sin salida al sistema CANTV. Es decir, era un aparato exclusivamente para uso interno. El personal que contaba con uno con entrada telefónica al mundo exterior venezolano, pagaba por caja mensualmente y en efectivo las llamadas personales de larga distancia nacional que hubiese hecho desde ese teléfono. Era un gesto de confianza de la empresa en sus trabajadores. Pero no se crea que no había seguimiento a los excesos, y al personal que abusaba de la facilidad, se le demostraba con elementos de prueba que había efectuado llamadas que no había cancelado y discó con propósitos distintos al de trabajo. Aparte de que por deslices como ése la credibilidad del empleado quedaba “rayada” y, así, en alguna medida, lo que se denominaba “el potencial”, vale decir, la posibilidad de ascenso a más altos cargos.

 

Celoso cuidado de los bienes

 

Los montos de la gasolina surtida en la estación interna o el gasto de combustible en las estaciones públicas que originaban los autos propiedad de la empresa, eran controlados para detectar incrementos que mereciesen explicación por hallarse sobre un promedio previamente calculado. Los carros recibían periódico mantenimiento general y mecánico de cuyo cumplimiento su conductor-empleado era corresponsable.

El cuidado de las propiedades y bienes de Lagoven, era celosamente supervisado. Una mañana en que me dispuse a partir a mi trabajo en La Salina, me alarmé porque el carro de la empresa no estaba en la puerta de mi casa y pensé que se lo habían robado. Felizmente no fue así, yo le había dejado una puerta sin seguro (en ese tiempo eran individuales) y el cuerpo de “guachimanes” en combinación con Transporte Terrestre de la compañía, para resguardarlo y afincarse en los beneficios de su tarea preventiva, lo habían remolcado al estacionamiento del área industrial.

 

La corrupción se sancionaba

 

 Quien chocaba un auto o unidad de transporte de la empresa y la investigación comprobaba que había sido fuera de la actividad de labor, tenía que asumir el pago por los daños causados al auto y a terceros. No era una empresa perfecta. Los actos de corrupción, mínimos y la mayoría menores, se sancionaban sin escándalo ni absurdas demostraciones públicas de pulcritud en el manejo de los dineros del Estado comunicadas abiertamente a expensas del nombre de esporádicos infractores individuales.

Todos los gerentes en la División de Occidente, incluido el gerente general, manejaban personalmente sus autos asignados. Es decir, no contaban con chofer sino para situaciones muy excepcionales. En Lagoven, la operadora líder de PDVSA, no había automóvil ninguno para la prestación de atención a las necesidades de movilización de las esposas de los gerentes ni para otros privilegios que se pareciesen.

 

Aviones: servicio para el trabajo productivo

 

El uso diario y rutinario de pequeños aviones en la ruta Maiquetía-Oro Negro-Maiquetía se hacía en estrictas funciones de trabajo o relacionadas con la dinámica operacional y comercial de la empresa, y el embarque se daba por orden jerárquico con una lista de control. Si se preestablecía que quedaría algún asiento desocupado en el pasaje y después de llenar las solicitudes de puesto de parte de empleados, ingresaban trabajadores o sus familiares directos con necesidad de traslado por razones de salud o algún otro tipo de emergencia cierta. Y sólo si no había requerimientos de tal carácter, se daba colas al personal o familiares que copaban el muy limitado cupo existente.

Pero, según, aparte de arrogantes éramos dispendiosos los petroleros criollos… Vaya usted a ver a qué se dedican hoy las unidades -aquellas que queden en condiciones de vuelo- de la que fue la flota aérea Lagoven y luego PDVSA, aparte de ser transporte de maletines con dólares del erario público venezolano para aportarlos a la campaña presidencial de la señora Cristina Fernández en otro desquiciado intento por exportar a la Argentina el trasnochado Socialismo del Siglo XXI o, igualmente, trasladar por las Américas al ex Presidente hondureño Manuel Zelaya, mientras a los jubilados de PDVSA y sus ex filiales no se les informa absolutamente nada respecto al rendimiento del Fondo de Pensiones, conformado con dinero que no es del Estado sino que fue aportado por cada ex trabajador al jubilarse, todo en medio de un proceso inflacionario que les ha roto los bolsillos porque reciben pensiones que no se les homologan.

Dicho sea a propósito, la flota aérea Creole-Lagoven-PDVSA operó durante más de sesenta años sin accidentes, nunca tuvo ni uno. Ello motivó que, por las marcas de seguridad que alcanzó, fuese reconocida internacionalmente por especializados organismos de aviación. Mas al poco de salir de la administración de PDVSA y pasar a manos de un pool de aviones del gobierno de la involución bolivariana, una de esas naves pilotada por aviadores militares -los mismos que irían a plantearle la guerra a Colombia- se quedó sin gasolina en pleno vuelo y la aterrizaron de barriga sobre un arrozal portugueseño que por suerte le amortiguó el impacto y no arrojó fatalidades, aunque sí lesionados.

 

PDVSA a la orden de una banda…

 

Pero “se acabo la diversión, llegó el Comandante y mandó a parar” el supuesto derroche de petroleros vernáculos, según él, vendidos por siempre al imperialismo gringo, inglés y holandés, no obstante que las realidades demuestran que la estatizada PDVSA original que fue gerenciada bajo conceptos de empresa privada por los venezolanos Alfonzo Ravard, Rodríguez Eraso, Quirós Corradi, Calderón Berti, Natera, Coronel, Chacín Guzmán, Roosen, Sosa Pietri, Mandini, quienes no la politizaron ni la aprovecharon como pivote de sus intereses personales o de grupo, y además la expandieron y colocaron en camino del progreso basado en la competitividad, permitió hacia principios de los años 90 latirle productivamente en la cueva a Exxon y Shell, las dos petroleras más poderosas del mundo.  

Y así, frente a la debacle socioeconómica nacional que padecemos, cada día debe surgir más en la memoria venezolana el verbo sabio del escritor Arturo Úslar Pietri cuando describió al personaje inombrable como un “ignorante delirante”.

Se recuerda esa voz notabilísima al margen de que se tiene hoy comprobado que se quedó corto el ilustre doctor en su luminosa apreciación, y el oro líquido de la por ahora inagotable mina petrolera,  corre como lava de un volcán en erupción o -más bien- en corrupción, la más hemorrágica que por lo menos en ciento nueve años se haya visto en Venezuela porque al país y a los venezolanos nos está dejando anémicos después de tanta roja y recientemente bullente riqueza estatal, mientras se le ha aplicado una transfusión intravenosa a la amada Cuba usurpada al gentilicio caribeño por dos de los héroes de la Sierra del Escambray devenidos en los explotadores hermanos Castro Ruz que nos dominan y parasitan luego de empobrecer durante 50 años de dictadura comunista al pueblo tiranizado de la  antilla mayor.

 

Manuel Bermúdez Romero

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Manuel Bermudez Romero -

Hola Alba:

Tu papá modela muy bien a esos empleados que dedicaron su vida a la realización honesta de un trabajo por 30, 35 ó 40 años y hoy, jubilados, ven tristemente en las manos derrochadoras que ha caído la industria petrolera venezolana congelándoles sus pensiones en medio de una inflación indetenible.

En la actuación de Jacinto versus lo que estamos viendo, tienes la diferencia para ver lamentablemente de cerca el abismo y contribuir a evitarlo en el futuro. Saludos a tus padres y Feliz Navidad.

Manuel

Manuel Bermúdez Romero -

Efectivamente Antonio, tienes razón, me faltó decir muchas cosas o poner muchos ejemplos de cómo es que se maneja una empresa propiedad del Estado en función del verdadero beneficio de la Nación, y no de un grupo, de un sector, de un partido, de una ideología o de un manojo de delincuentes disfrazados de socialistas, de patriotas y también, no lo olvidemos, de unos poquitos petroleros quienes creyéndose de una sapiencia que se perdía de vista, adelantaron una llamada transformación que facilitó a partir de 1998 la intervención partidista que ha vivido PDVSA a partir del ascenso a la Presidencia del Comandante Chávez, al convertir a PDVSA en una empresa petrolera y dejar de ser un holding protector de unas operadoras preservadas del intervencionismo político, y autónomas en sus ejecutorias, operacionales, administrativas y comerciales.

Me faltó todo lo que podrían decir con mayor propiedad los administradores de Lagoven en función de cómo se maneja diafanamente una empresa. Como por ejemplo la no concesión de adjudicaciones directas, la solicitud de más de tres presupuestos distintos para pequeñas compras o contrataciones que no iban a comité de contratos, la existencia -según los montos de compra o contratación comprometidos- de comité de contratos local y nacional. Aspectos -como ya dije- sobre los que pudieran abundar los gerentes de Materiales, de Administración y Finanzas.

También, asunto que habla de la disciplina petrolera, el respeto sagrado a la hora de inicio de la reuniones pautadas, la llegada en punto a la hora de inicio de la jornada de trabajo, tanto por la mañana como por la tarde.

La lista de hechos o ejecutorias que demostraban un compromiso con el país y de parte de una organización verdaderamente identificada con los intereses PATRIÓTICOS en el buen sentido de la palabra, dejaban ver en Lagoven y sus ejecutivos, gerentes, empleados y trabajadores a todos los niveles, a seres verdaderamente en la búsqueda de una revolución genuina por el progreso y desarrollo nacional.

Gracias por tus recomendaciones comunicaciones, y cordiales
saludos.

Manuel

Alba Medina -

Sr Manuel, soy Alba Medina, hija de Jacinto y Luz Medina.Lei su escrito y no pude contener las lagrimas,que diferencia tan abismal! Como acabaron con nuestra Pdvsa! Todo lo que usted relata lo vivi yo viendo la actuacion de mi padre, que fue siempre tan recto en su proceder dentro de la Empresa y que fue mi modelaje. Cuando ingrese yo a Maraven,donde me encontre con usted por cierto y luego en Pdvsa no podia yo olvidar todo lo que vi en la actuacion de papa, fiel a sus principios y valores organizacionales! Reciba cordiales saludos y siempre pendiente de sus cronicas!

Antonio Martínez -

Manuel, gracias por la nota, con tu permiso la voy a reenviar a mis redes porque doy fe de lo que dices, y creo que hasta te quedas corto.
Por cierto, busca ponerle los icons para que uno pueda transferir la nota a redes como Facebook, Twitter, MySpace.
Slds fraternos,
Antonio

Manuel Bermudez Romero -

Juan, estás en lo cierto. Eran aportes que se hacían por responsabilidad social como una obligación establecida en favor de las comunidades petroleras y el país en general, pues había aportes que causaban beneficio integral a todas las regiones del país y que estaban enfocados a quienes lo necesitaban.

A esas personas no se les pedía que se vistieran con la franela blanca de AD, la verde de Copei o la amarilla de URD, eran programas que beneficiban a los venezolanos sin diferenciación de ningún tipo.

Si incorporas al buscador de esta bitácora el título PDVSA NO ESTUVO NUNCA A ESPALDAS DEL PAÍS, va a surgir una extensa relación del aporte hecho por PDVSA en áreas como salud, deportes, educación, desarrollo agrícola.

Para darte una idea de la cuantía de esos aportes y de su beneficio, te menciono que la urbanización Tamare -abierta a la comunidad- la concluyó Creole en 1956, y la avenida intercomunal fue construida por la misma empresa en 1964, luego Lagoven construyó la isla elevada y la alumbró hacia 1978.

La lista de obras que vas a hallar no es minuciosa. Son las obras y aportes de los que yo me acuerdo realizados desde tiempos de Creole, Shell y Mene Grande.

Cordiales saludos.

Manuel
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Manuel Bermudez Romero -

Pascual, tengo un libro titulado PDVSA en carne propia. Testimonio del derrumbe de la primera empresa venezolana, que informa por qué y quién tomó esa mala decisión, explicada por voceros bien calificados, como lo son Alberto Quirós Corradi, Roberto Mandini, Andrés Sosa Pietri y Gustavo Roosen, entre otros.

El libro puede hallarse buscándolo por Internet y se puede adquirir tanto digital como impreso.

Saludos.

Juan Bermudez -

Tio...excelente tu articulo....!!!!! Yo era apenas un niño cuando esas empresas operaban, pero recuerdo que muchas obras de vialidad hechas en Cabimas, ciudad en la que creci, eran planificadas, financiadas y ejecutadas por Creole y luego Lagoven, los planes vacacionales a los que asisti siendo un niño eran en los clubes de Lagoven, aunque yo no estudiaba en colegios de la compañia y supongo que Lagoven tenia extensas actividades de lo que Ahora llaman responsabilidad social, que por mi corta edad no me percataba de ellas. Con la madurez adulta, entiendo que esa es una manera mucho mas eficiente de repartir la riqueza, en vez de confiscar empresas y tierras para, en nombre de la involucion y la "soberania" del pais darselas a los allegados al regimen y a un pueblo victima de su propia ignorancia incapaces de manejar una empresa y hacerla productiva. Lo mas lamentable de esto y preocupante es que se nos estan cerrando las oportunidades de evolucion economica y profesional a quienes estamos todavia en edad productiva y se estan cerrando totalmente estas posibilidades a nuestros hijos, en caso de que este regimen continue el despliegue de sus planes comunistas a todo nivel.

Pascual -

Excelente comparacion, esa era la practica de una empresa que nunca debio dejar de funcionar. A pesar de las explicaciones, nunca entendi la fusion,mejor no me convencieron las razones dadas y creo que quizas ese fue el comienzo de todo.

Inma Cuevas -

"El poder absoluto corrompe" Napoleón Bonaparte

gustavo coronel -

Muy buena tu comparación entre dos sistemas... De Rafaél Alfonzo Ravard a Rafaél Ramírez.... de Brígido Natera a Alí Rodríguez....
Tremenda involución.

Luis F. Paiva R. -

Como decia el personaje de la Radio Rochela.....Pa'que masssss ??????
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres