Blogia
Contextos

¡Qué vengan los holandeses!

¡Qué vengan los holandeses!

Ahora cuando supuestamente también Holanda quiere invadir Venezuela a través de Aruba, cuento una experiencia.

Desde hace una buena cantidad de años acordé no volver a una playa venezolana. Mucho después de que lo decidí, falté a mi palabra y fui a playa Medina, en el estado Sucre, viajando desde  Maturín donde residía con mi familia. Una hermosa bahía es playa Medina para ir por no más de tres días a descansar…

¿Por qué? Pues porque en la playa no había nada qué hacer. Y no me refiero a casinos y bares, sino a diversión playera. Ni casinos ni bares nos hacen falta, porque no apostamos y consumimos alcohol en escasísima medida.

Pero…  vayamos a la playa que es la razón por la que una persona desea ir al mar. Una verdadera belleza natural entre la montaña es playa Medina, pero sin facilidad para hacer ningún deporte náutico ni nada que se le parezca. En su orilla vi excrementos creo que de dos o tres perros famélicos que merodeaban, algunas latas oxidadas, residuos de basura quemada en una hoguera apagada, y más basura fresca en sus extremos;  ni una sombrilla para amortiguar el sol, menos un caney para comodidad del bañista, todavía menos una regadera para sacarse de la piel la pegostosa sal.

Mucho antes fui una vez al afamado Morrocoy. No vi el agua azul de las fotos, sino aguas ocre, según me explicaron porque era tiempo de lluvia y por allí desemboca el río Aroa. Una playa desierta sin ningún tipo de asistencia era aquello, creo que era cayo Pelón. Al atardecer, una nube de mosquitos me obligó a meterme en la playa hasta una profundidad donde me daba el agua al cuello y estuve allí hasta casi la noche cuando arribó el lanchero que nos llevó a tierra firme. Lo hice para evitar que los mosquitos se comieran a mi hija menor y bebé.

De una playa en Río Chico, estado Miranda, me sacó mi mujer porque allí desembocan las aguas del río Tuy, y el pestilente Guaire es uno de sus afluentes. Yo no lo sabía.

Estando en Mochima, una realidad similar. Mi hijo, crecidito ya, me dice que quiere orinar. Le respondo que no le queda más que meterse bien adentro en el mar. Pero no quería. Naturalmente le daba pena. Anda a la porquería de baño -le sugerí- que hay allá y decide. Por supuesto, decidió meterse mar adentro donde descargó su vejiga. Imagino que todos conocen los pulcros “sanitarios” de nuestras playas públicas.

De playa El Agua en la hermosa Margarita, tuvimos que irnos en la única oportunidad en que la hemos visitado porque era insoportable el golpe del mal olor de comida descompuesta procedente de restaurantes cercanos. Entiendo que Margarita tiene hoteles dotados de playas decorosas. No las conozco y no puedo opinar.

De las playas del lago de Maracaibo, ¡olvídese! Desde principios de los años 70, o desde antes, bañarse allí es correr un seguro riesgo de contraer amibiasis o cualquier otra enfermedad infecciosa. ¡Me decidí y me decido por Aruba cuando quiero playa!

Aruba es una pequeña isla desértica y estéril que paisajísticamente casi nada puede mostrar, pero que ha hecho del turismo su principal fuente de ingresos y de sus playas una delicia tropical.

Entonces por qué falta de sentido constructivo o del bien en lugar de fantasear una invasión de Holanda, no decide el gobierno venezolano solicitar asesoría a ese país o a los arubeños para que nos enseñen cómo hacer para asear nuestras playas, para dotarlas de servicios y convertir las bellísimas costas centrales y del oriente en fabulosos lugares de natural esparcimiento popular y empezar a lograr que la revolución bonita lo sea de verdad mientras adicionalmente se contribuye con la recuperación del ambiente.

 

Manuel Bermúdez Romero

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Manuel Bermúdez Romero -

A Pedro Maurer le comentó que entiendo lo que quiere decir. Empero creo que todo se puede alcanzar con educación, normas, procedimientos, legislación y autoridad democrática y dotada de pensamiento de vanguardia.

Siempre hay gente para hacer las cosas. Creo que en Venezuela hay mucha gente profundamente buena y decente,capaz de emprender un cambio. Además mucha gente formada, bastante población joven adiestrada que se está yendo del país. Veo cómo es la generación que viene detrás por vía de mis sobrinos, y sí hay gente para producir un cambio. Y sobre todo muchísimas mujeres instruidas y además valientes.

Lo que no hemos tenido es dirección. Y no estoy hablando de un hombre o de una mujer, sino de administración pública que de paso a la gestión del sector privado.

Creo que recientemente hemos tenido en Venezuela ejemplos institucionales de lo que somos capaces de hacer, como PDVSA y el Metro de Caracas, muy deterioradas hoy o esas dos organizaciones.

En este mismo instante, dentro del caos y el marasmo que hunde al país, hay dos sectores vibrantes en la vida cultural venezolana: la música y la actividad editorial. Aparte de un gran número de compatriotas luchando minuto a minuto por un país mejor. Y el comentario sobre la música no es sólo por Dudamel. Él es apenas un fruto de un campo que se ha venido cultivando y que tiene vastos florecimientos.

Ejemplo de la posibilidad de cambio y en relativo poco tiempo, lo tenemos al lado en Bogotá. No la he visto de nuevo, pero todo quien la visita habla de que ha mejorado ostensibilemente. Yo la conocí en 1978 cuando era invivible por el azote del hampa.

Cordiales saludos.

Manuel Bermúdez Romero -

Gustavo:

He estado dos veces en Margarita y me bastó para darme cuenta de que hacia allá se extienden los males del país. Allá me encontré exactamente lo que estás señalando. Evito hablar de mis malas experiencias en el Estado Nueva Esparta porque es ofensivo a algunos compatriotas que la aman. No dudo y es verdad, que es una isla muy bonita, pero la atención al turista no es buena. No está al nivel en que uno supone y espera, según la publicidad que la promueve.

Hay algunas personas a las que les cuesta mirarse al espejo verse los defectos. Y si uno es capaz de observarse a sí mismo deficiencias o limitaciones, difícilmente las superará.

Una vez escribí sobre el caos de Maracaibo -yo soy zuliano- y me escribieron de retorno algunos insultos.

Los maracaiberos siguen creyendo que esa es La Mejor Ciudad del Mundo. Y no es jocosamente que lo afirman, como muchos lo hacen en el humor marabino hecho de comparaciones y giros irónicos; otros lo creen y llevan ese sentimiento adentro en el corazón.

Yo también quiero a Maracaibo, y precisamente por ese afecto me gustaría verla mucho mejor que como está. En mi opinión -hace dos años- mejorada en la pura fachada y, obviamente, para aparentar un avance que no es tal.

Pero no es fácil comprenderlo y es tema para otro artículo, abordar la capacidad de abstraerse de sentimientos, y entonces ver las situaciones en su realidad objetiva.

Saludos.



Pedro Maurer -

El problema en Venezuela no es el clima, ni la geografia, ni las Playas, ni el mar ( que todo es bellisimo )no! el problema es que NO hay gente para hacer lo que hicieron en Aruba / Punta Cana / Trinidad/ Bahamas / Jamaica / Barbados etc etc

gustavo coronel -

Aruba tiene un nivel de vida muy superior al nuestro, sin petróleo, solo con arenas, sol y actitudes ciuadanas ejemplares. Será la influencia holandesa?
Yo manejé un hotel en margarita por dos y medio años (DUNES) y me daba verguenza salir de sus puertas y enfrentar la suciedad y el desastre urbanístico de la isla.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Manuel Bermúdez Romero -

Juan, no tengo nada que agregar. Está muy descriptivo tu comentario. Por Paraguaná -de geografía similar a la de Aruba- podría iniciarse la asesoría holandesa. La península tiene playas recuperables y una característica interesante: sus playas del oeste son de aguas frías, y las de este tibias.

Saludos.

Manuel Bermúdez Romero -

Por fuera del blog, Fernando Ascanio afirma:

Lamentablemente tienes razón, aunque debo decirte que en Morrocoy han mejorado bastante las cosas, hasta donde sé. Un abrazo

Manuel Bermúdez Romero -

Por fuera del blog, Carlitas García dice:

Asi es, yo le agregaria, que nos pueden dar lecciones de como reactivar una plantica refinadora (cafetera?) en una mas actual y tecnificada; en como dotar de agua limpia a la isla, a traves de una desalinizadora; como producir energia electrica para toda la Isla, hasta el punto que en diciembre la Gran diversion es ver las casa decoradas con luces; puede bucear y realizar todo tipo de actividad deportiva marina, con seguridad, como disfrutar el transitar por su boque sin arboles, desertico y super divertido; como poder bañarte de noche en cualquiera de sus playas, como hacer playas al convertir sus costas rocosas en arena superfina. Es decir, que sin tener petroleo, estas islas han sobrevivido y super bien, con un turismo de primera y de todos los otros niveles, con actividades de todas las naturalezas.
La diferencia, autoestima y querer supervivir como un Humano decente, donde todo tienen empleos y un nivel de calidad de vida digno pero para ello hay que trabajar y esforzarse, ejercer valores y principios rectores de vida.

Juan Bermudez -

Hola Tio..... Como se te ocurre sugerir algo asi...?Lo que tu estas hablando es "Turismo imperial" y el inquilino de Miraflores no quiere saber nada de eso. Yo mismo lo escuche cuando dijo que no queria ver esos lujosos trasatlanticos en nuestros puertos, porque eso era turismo imperial. Los baños sucios y pestilentes, los perros famelicos, la basura en las playas son parte del turismo socialista del siglo XXI. En los ultimos carnavales fui con mis hijos a Adicora y encontre un pueblo en ruinas, en el "chasis", como dicen aqui en Maracaibo. Las calles sin asfaltar, incluso hay calles que ya no existen, sencillamente son un camino de piedras, basura en cada esquina, los cujies y el monte invadiendo las pocas aceras que el pueblo tiene y la electricidad, que nunca fue buena en Adicora, ahora es extraño cuando se puede disfrutar de ella. Es tan seria la situacion en el pueblo, que la gente joven esta emigrando a otras ciudades para poder trabajar. Ese supongo, es el escenario del turismo nacional que nos toca vivir con este gobierno involucionario...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres