Blogia
Contextos

"Anclas" que confunden

 

En los ambientes del periodismo latinoamericano en los Estados Unidos está de moda la palabra “ancla” para dar nombre al periodista, locutor o animador que conduce un programa del que es su figura principal. La palabra la traducen del inglés anchor, donde el uso tiene sentido, pues en ese idioma puede ser aplicada del modo como se ha descrito.

Copiones como somos, en Venezuela se empieza a hacer igual. Y si bien el lector o televidente de habla castellana puede deducir qué significa que le digan que el periodista “ancla” fulano informó sobre tal o cual tema, pudiera no quedarle claro y cuando menos percibirá que no armoniza con su conocimiento del lenguaje.

Ocurre porque en español, ancla no es otra cosa que una pieza pesada de hierro forjado que fija una unidad acuática -un buque tomemos por caso- en un punto en el mar. Por extensión y a modo de tropo se usa  ancla -sin mucha propiedad- para informar sobre la decisión de detenerse en un lugar: Veníamos viajando y decidimos “anclar” en Carora para comprar suero en el abasto La Chiva.

Poco a poco por su mal uso reiterado, términos ajenos o mal traducidos son incorporados sin aporte al léxico del habla hispano. Aparte del uso distorsionado de conceptos, como ocurre con la costumbre de referirse a mensajes subliminales escritos o hablados, cuando por sí mismos no pueden ser sino audiovisuales, puesto que están referidos a la velocidad con que se proyectan imágenes en movimiento que transmiten un mensaje que se intenta sembrar por debajo de umbral de la conciencia del televidente, cinéfilo o de quien se exponga a publicidad de TV o cine.

Ancla en su uso erróneo, está siendo incorporado al español venezolano nada menos que por quienes divulgan información y hacen opinión. Lo copian por “snobismo” (EXTRAVAGANCIA PRESUNTUOSA) del “spanglish” de extensos sectores del habla hispana en los Estados Unidos, donde los términos marrón, camioneta, patio, mobiliario, rondar o vagar -entre muchos otros- no son de uso habitual, sino brown, troka, yarda, furnitura y hanguear, respectivamente, convirtiendo el idioma español en un detestable pastiche sólo comprensible en el gueto.

 

Manuel Bermúdez Romero

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Carlos Bolivar -

Cada vez menos quedan personas criticas ante la estupidez del snobismo por lo que siento regocijo al no ser el único antisocial del planeta y poder leer líneas como estas. 😄 😄

Cada vez es más difícil conseguir algún producto en mercadolibre por ej pq los señores vendedores adoptan nombres absurdos que ni siquiera es usado en algún lugar de habla hispana, asi cada vez más un lenguaje de snob forma parte de nuestras vidas…

Agradezco su publicación… 👍👍

Manuel Bermúdez Romero -

Amigo Liscano, es mi deber pues soy venezolano y periodista. Por lo demás, quién puede entendernos en Latinoamérica y España sin en lugar de decir alfombra, decimos "carpeta", y en vez de cuadra o manzana, decimos "bloque".

Como sabemos, en castellano bloque y carpeta, son ladrillo y cartapacio o archivador, respectivamente.

Lo verdaderamente angustiante es que hay locutores y periodistas latinos en los EE.UU. que dicen que el uso de extranjerismos está bien, y que no importa que se produzca esa mescolanza, pues los idiomas son dinámicos.

Si bien es cierto que lo son, la forma de introducirlos en habla es natural no forzada, y es para eso que existen las academias de la lengua. Es diferente la aceptación razonada de un término, como es caso de béisbol por base ball o jonrón por home run, que introducir nuevas palabras a la machimberra cuando tenemos en nuestra lengua una precisa palabra sustituta.

Entonces, ¿por qué decir insominia en el habla habitual castiza, si existe insomnio en español?

Más feo todavía es que a veces se producen estas distorsiones por puro "snob", afectación en castellano. Dicho de otro modo: hacer pantalla.

Ahorita está de moda usar en castellano "perfomance", término que no existe en el DRAE y que tiene varias palabras que la sustituyen en el buen hablar de nuestra hermosa lengua.

Cordiales saludos.

Rafael Liscano -

Muy buena la aclaratoria porque ya me extrañaba el uso de ese término en el lenguaje periodístico latino, te felicito por tu sentido de pertenencia hacia nuestro hermoso idioma y gracias.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Manuel Bermudez Romero -

Gracias por su opinión. Saludos.

José Gregorio Hernández -

Excelente y muy cierta sus apreciaciones. Me suscribo a su interesante blog. Saludos desde Maracaibo.

Manuel Bermúdez Romero -

Me contenta. Saludos.

Marisol Castillo -

Excelente. Aclaró mis dudas. Un abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres