Blogia
Contextos

Chávez: más dañino que la inundación

Despectivamente, el Presidente Chávez desde hace tiempo se refiere a los ricos de Venezuela como si fuesen montones. 

Con la inundación de amplios sectores del país, menciona cínicamente a los ricos de Caracas, quienes poseen casas en Higuerote y las mantienen vacías.

El Presidente sabe perfectamente bien, pero se hace el desinformado, que los ricos de Venezuela son pocos y cada vez menos numerosos, pues nadie quiere arriesgar invirtiendo en un país que él ha llevado a un barranco económico y social.

Por lo demás, los ricos venezolanos, los de verdad, no tienen casas en Higuerote, Macuto, Cata, Borburata, Tucacas, Sanare, La Puerta, La Mesa, Apartaderos o Adícora, sino en urbanizaciones o sectores exclusivos de Miami, Aruba, Manhattan, Boston, Houston, Madrid y Londres, entre otros lugares del mundo. Ni los nuevos ricos de la chavoburguesía corrupta y malandra -el país conoce sus nombres- adquieren viviendas de “veraneo” en Venezuela, sino en el exterior.

De modo que la mayoría de nosotros sabe que el Presidente utiliza la tragedia para azuzar a  pobres contra ricos a montón. Los últimos sólo existen en su obsesión de pelea inútil y destructiva en medio del caos que constituye que miles de familias pobres se estén quedando sin techo por las inundaciones.

Subráyese lo que salta a la vista: la gran mayoría de las cabañas, apartamentos y casas vacacionales son en Venezuela propiedad de ciudadanos de clase media, muchos de los cuales provienen de estratos sociales humildes y quienes con la democracia y las oportunidades de ascenso social que ésta permitió a través de la educación gratuita, lograron edificar honestamente una segunda vivienda para premiarse con el solaz que les proporciona.

Mas un Presidente de la República gestor de odios, en lugar de fabricante de futuro, deja colgada en el aire que respiramos la mentira de que son propiedades inmerecidas y habría que arrebatárselas por inhumanidad frente al caos social que se vive.

En conocimiento como está de su estruendoso fracaso gubernativo, el Presidente le da empujones al descontento para provocar un estallido social y las reacciones violentas que le convienen para justificar arbitrariedades antidemocráticas.

 

Manuel Bermúdez Romero

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Manuel Bermudez Romero -

Muchas gracias Raquel por los comentarios y reconocimiento al granito de arena que le pongo este esfuerzo.Él se agrega al que otros realizan para que se sepa la verdad de este régimen que terminó de desnudarse y ahora no cabe duda que es una dictadura.

Mis textos los publica también Analítica y la página web de una estación de radio digital maracaibera, llamada "La Maracucha Radio".

Sin embargo, tengo el mismo deseo que expresas: lograr mayor divulgación.

Cordiales saludos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Raquel -

Don Manuel, qué gran verdad espresa usted en este escrito, no tiene desperdicio, refleja con veracidad el cinismo y la crueldad que alimenta el alma de ese personaje q nos desgobierna, me gustaría que fuera publicado también en un medio que lo pudieran leer mayor cantidad de personas. Le sugiero q le adicione a su blog un aparte donde podamos twitearlo. Gracias, saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres