Blogia
Contextos

Sometidos más que héroes

Sometidos más que héroes

Sobre la condición del personal que todavía trabaja en PDVSA debe decirse que dentro de ésta hay sometidos que tienen que aguantar para sobrevivir, pero pocos héroes deben quedar de los que reciamente se opongan al desmán y hagan resistencia a depredadores como Rafael Ramírez, presidente de la empresa.

Nos estamos refiriendo al personal de la corporación original que se mantuvo en la labor después de los miles que fueron despedidos en 2002. La referencia incluye, igualmente, a quienes puedan haber ingresado posteriormente con la administración chavecista. Se les suma puesto que dentro de ese grupo podría haber profesionales competentes y conscientes del daño que se le ha infringido a PDVSA. De hecho por casualidad hemos conocido una ingeniero que ingresó con esa administración y nos contó que no aguantaba más el despelote, pero que tenía que sostenerse allí. No parece necesario explicar el por qué de su decisión.

Abordamos este tema en virtud de que dentro de una clasificación reciente hecha por el acucioso geólogo Gustavo Coronel, ex miembro de la primera directiva de la casa matriz, en un artículo que tituló “Carta a los gerentes de Petróleos de Venezuela” y basado en fundamentos que ofrece, él afirma que presume la existencia de un diez por ciento de héroes que se mantiene del lado dentro.

Nuestra opinión diverge. Consideramos que esos héroes casi no existen. Es decir, se hallará pocos empleados que estén intentando la heroicidad de oponerse frontalmente a la quiebra que causó y está provocando una pésima administración que además es atrabiliaria y está políticamente contaminada por un supuesto socialismo que no es más que una treta que ha hecho de la empresa el cuño al servicio  del afán mesiánico del dictador Chávez, quien junto con Ramírez la ha conducido a la ruina.

No están allí esos héroes porque seguramente tuvieron que irse debido a que: Les bajaron el potencial, les cancelaron promociones planificadas, les hicieron injustas evaluaciones de rendimiento, los tildaron de rebeldes porque se oponían a distorsiones en los procesos de administración o en la concreción de malos negocios, los sometieron al vejamen de tener como jefe inmediato a un evaluado 3 que antes supervisaron, los marginaron al punto de colocarlos en la tortura de tener que iniciar de nuevo una carrera en la que llevaban muy largo trecho recorrido. De modo que sería demasiado exigirles que se mantengan en actitud cuestionadora. Lo que sí debe existir es un alto porcentaje de sometidos, quienes aguantan para cuidar su trabajo y la única fuente de ingresos que poseen en medio de una realidad económica que se precipita en caída libre.

Aun teniendo presente que no ha habido en PDVSA tracalería comparable con la del ingeniero Rafael Ramírez, no es la primera vez ni será la última en que realidades no necesariamente idénticas, pero sí semejantes, se vivan en una empresa.

Las corporaciones pueden ser perversas. Recordemos que no las dirigen robots, sino una cabeza que a veces nos toca en suerte fatal que sea malvada, sectaria, corrupta o simplemente indiferente.  Y no se crea que lo que se acaba de escribir es un absurdo. Es una realidad que nuestra experiencia nos dicta para que la escribamos.

No obstante el parecer que se expresa en este artículo, la opinión que ha dado Coronel es buena para motivar en los especialistas una reflexión sobre el tema y para que desde ahora analicen cómo resolverlo cuando se rescate PDVSA para ponerla nuevamente al servicio de la nación y del progreso de Venezuela.

La debacle que vive la empresa petrolera venezolana no es solamente gerencial, operacional y administrativa, sino también humana porque incluye las malas condiciones diversas en que pueda hallarse buena parte de sus trabajadores y todos sus jubilados. Y ese pareciera ser el primer aspecto que deba resolverse para luego abordar expeditamente los tres puntos primeramente citados.

 

Manuel Bermúdez Romero

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Manuel Bermúdez Romero -

Claudio:

Tu comentario está respondido en Contexos *http://contextos.blogia.com
*
Saludos.
Manuel

Manuel Bermudez Romero -

Hola Raquel:

Situaciones como la que describes, causan desequilibro psíquico y pueden conducirnos a un psiquiátrico para recibir una cura de sueño.

Tener que permanecer simulando una sonrisa cuando todo alrededor te desagrada, debe ser terrible. Es de algún modo lo que vive el país como un todo en este momento.

Pero no queda otra, como dice ahora la gente joven. Hay que dejar pasar en la idea de llevar el pan a la casa.

Y no perder las esperanzas...

Saludos Doña Raquel.

Manuel Bermudez Romero -

Luis:

El tema laboral y del recurso humano es en mi parecer el más difícil que habrá que abordar en PDVSA.

Están los botados de 2002 con todo lo que se les adeuda por caja de ahorro y liquidaciones, quienes permanecieron y puedan ser competentes, quienes llegaron con la administración y no estén en capacidad de aportar, más todos los jubilados maltratados por los rojo rojitos. Ese contingente se suma a la inmensa burocracia que se ha creado en PDVSA. Dicho de otro modo, todo el personal que puede haber ingresado por clientelismo político.

Saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Manuel Bermudez Romero -

Gracias, Claudio. Tenemos que sacar fuerzas y luchar, si no lo hacemos nos vamos a quedar en el vacío.

Saludos.

Raquel -

Totalmente de acuerdo con su exposición debe ser terrible estar en esa situación, un profesional honesto y serio debe darle nauseas estar con semejantes depredadores y solamente lo debe sostener la necesidad hasta q puedan conseguir un nuevo medio de ingresos para llevar el pan a su casa.
Saludos Don Manuel

LUIS VILLASMIL -

Conozco varios que no están con el régimen y andan desesperados tratando de buscar otro medio de vida para salirse. Otros ya se han ido. Para los que quedan cada vez se les hace más difícil soportar el desastre que hay adentro. Algunos están casi listos para salirse aunque sea a pelar bolas. Como estarán las cosas. Son increibles las cosas que suceden y que he sabido de primera fuente.

Claudio Tarbes LLanos -

Manuel!!Totalmente de acuerdo!!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres