Blogia
Contextos

Colapso

Colapso

¿Se habrá dado cuenta usted?

Ahora todo colapsa.

Las cosas no se rompen, se dañan, se descomponen, se filtran, paralizan, desploman, revientan, se deterioran, “se echan a perder”, se desgastan, estallan, se les abre una tronera, sino que colapsan.

Las computadoras no se trancan, colapsan.

Los techos no se filtran y originan goteras, sino que colapsan.

Los servicios del Metro no son absolutamente ineficientes, están colapsados.

Las bocas de visita no las revienta la presión de los gases cloacales, colapsan.

El deterioro del viaducto de La Cabrera, en límite Carabobo-Aragua, se produjo por desgaste debido a que no ha recibido mantenimiento. Sin embargo, el hecho no representa una calamidad, es un colapso.

Colapsan las calles de Barcelona. Se quiere informar que son intransitables porque están tapizadas de huecos y zanjones.

El uso repetitivo del término colapso no es prueba del limitado vocabulario de los narradores o del uso de muletillas lingüísticas, sino que el idioma español está colapsando.

Colapso ha sido convertida una palabra genérica, recipiente, como lo es vehículo, donde caben: automóvil, bicicleta, calesa, nave espacial, motoneta, avión, faetón, tren, carreta.  Al no hacer diferencia entre uno y otro medio de transporte, el lenguaje pierde precisión.  

Lo que colapso significa es el deterioro profundo de un equipo, la paralización total de un sistema, una complicación muy severa en la salud de un paciente, el daño irreversible de un órgano del cuerpo humano. Si hablamos del corazón, es casi un infarto.

Sinónimos de colapso, son: síncope, desmayo, vahído, aletargamiento, patatús, entre otros.

Si bien es verdad que en la mayoría de sus ámbitos el deterioro es extremo en Venezuela, no todo está necesariamente colapsando. Y no defendemos al gobierno,  intentamos cuidar el idioma.

 

Manuel Bermúdez Romero

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

José Rosario delgado -

Qué buena apreciación y mejor que se haga pública para ver si los escribientes y hablantes en los medios, comunicadores incluidos, se percatan de que estamos "colapsando" el idioma, nuestro lenguaje.
Quiero manifestar similar inquietud sobre el verbo "realizar", ahora usado no para hablar de producciones televisivas y cinematográficas o nuestros más caros sueños, sino que todo se realiza, desde una entrevista hasta un obra, pasando por la misa y las visitas.
Eso me hace recordar a dos ilustres venezolanos como Pedro Pablo Barnola, sj, y Arturo Úslar Pietri, quienes se quejaban de la pobreza del lenguaje de los que, a través de los medios de comunicación, tienen obligación y responsabilidad de educar u orientar a la opinión pública.
Fastidioso sería repetirlos, pero es común oír o leer que fulano realizó (redactó) una entrevista, la alcaldía realizó (ejecutó) una obra, el diputado realizó (dsispensó)una visita, el cura realizó (ofició) la misa, el profesor realizó (dictó) una charla, la señora realizó (elaboró) unas arepas, el artista realizó (dibujó, pintó) un paisaje, el médico realizó (peracticó) un examen y así un larguirucho etcétera.
Felicitaciones amigos, y los dejo porque se puede realizar un colapso aquí.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Manuel Bermúdez Romero -

Es una buena descripción de lo que está ocurriendo, doña Raquel.

Saludos.

Rakelota -

Buenos días Don Manuel, acá le va un significado de la palabra en cuestión que ajusta a este régimen: "Destrucción o ruina de un sistema u organización"... Muy buena su exposición pero sin duda los que comenzaron a utilizar esta palabra para querer tapar su ineficiencia es este nefasto gobierno.... Saludos, Un abrazo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres