Blogia
Contextos

Hipersensibilidad petrolera

Hipersensibilidad petrolera

No hay discusión en que la administración chavecista de PDVSA ha sido catastrófica, mas tampoco cabe duda de que desde poco antes y sin que sea comparable un período con el otro, la empresa petrolera nacional presentó irregularidades que incluían una disimulada pero inédita politización ejecutada por Luis Giusti.

Se parte de esta necesaria premisa para enfatizar que el mundo petrolero venezolano tradicional debería proponerse ser menos arisco a una crítica íntegra sobre su funcionamiento en el periodo pre y post Chávez, e intentar abrirse sinceramente al escrutinio público que debe promoverse para recuperar la industria petrolera, contribuir a que el país la conozca mejor, y retornarla al servicio como motor del desarrollo nacional.

Prueba de la hipersensibilidad que se observa es que el solo anuncio de una obra de teatro -Petroleros suicidas- del autor Ibsen Martínez y sus declaraciones sobre la trama que recoge, han causado escozor cuando lo que recomienda el buen juicio es presenciar la obra para conocer su contenido y entonces emitir opiniones ajustadas porque se fundan en el conocimiento.

Es naturalmente comprensible que quienes fuimos y estamos severamente afectados por el descalabro de PDVSA nos sintamos heridos nomás por el título de la pieza de Martínez, pero buena demostración de la probidad y buen proceder que nos atribuimos quienes fuimos empleados de PDVSA -la original- y sus antiguas filiales, sería disponernos en este preciso momento a escuchar con atención toda crítica de donde provenga, más aún siendo que Martínez es un acucioso observador imparcial del comportamiento petrolero venezolano.

Haber sido atropellado por el sectarismo gerencial que vivió PDVSA poco antes del arribo del chavecismo o aplastado económica y socialmente por la politización brutal y destructiva que ha provocado el actual gobierno, a estas alturas no debería dar lugar a la ira ni a la decisión de continuar en cenáculo discutiendo nuestras convicciones, sino motivarnos a escuchar abiertamente lo que se opina en el entorno sobre el pasado y el presente petrolero, y a conocer cuál es el actual parecer de quienes eran ejecutivos y gerentes de esa industria cuando funcionaba con indiscutible eficiencia.

Una forma obvia de hacerlo es logrando que los más conspicuos petroleros conocedores del tema escriban sobre él e intervengan en las discusiones que deben venir para concebir un plan de rescate de PDVSA.

No basta discutir y llegar a conclusiones entre nosotros, es obligante saltar al debate público para que se expongan los puntos de vista de verdaderos especialistas y desmontar las mentiras que el Presidente Hugo Chávez y sus acólitos sembraron sobre la casa matriz y la política petrolera nacional anterior a su gobierno.

Desde hace tiempo ha debido estar sistemáticamente expuesto a la opinión nacional a través de la prensa impresa, de radio, TV, mediante recursos multimedia y en foros públicos, el parecer de voces autorizadas como las de Arnold Volkenborn, Roberto Mandini, Vicente Llatas, Ramón Cornieles, Luis Urdaneta Vásquez, Luis Pacheco, Héctor Riquezes, Arnaldo Salazar Raffalli, Alfredo Essis Bracho, Juan Szabo, Ernesto Marín, agregadas a voces nuevas como la de Rafael Gallegos, y también a las bien conocidas de Alberto Quirós Corradi, Humberto Calderón Berti, Gustavo Coronel, Horacio Medina, Ramón Espinasa y unos tres o cuatro más.

Sin que tengan que sentirse ofendidos o maltratados, la primera autocrítica que los petroleros de carrera comprobada deberían acoger de buen talante, es considerar que desinforma más el bajo perfil autoimpuesto que el punto de vista de políticos e intelectuales eclécticos, caso Ibsen Martínez, quienes si bien pueden estar equivocados, no es porque sean ignorantes o mal intencionados, sino porque los petroleros no terminan de abandonar el anonimato para instalarse en el protagonismo dando a conocer sus valiosas opiniones.

Si se quiere lograr que la industria petrolera sea traspasada a las mejores manos venezolanas posibles, lo que evidentemente debe hacerse es dar lugar a que “proactivamente” quienes fueron sus líderes salgan al ámbito público a tomar partido en un asunto tan vital.

 

Manuel Bermúdez Romero

 

Crédito: La pintura que ilustra este artículo es del artista gráfico Stanley Bermúdez.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

20 comentarios

Manuel Bermúdez Romero -

Hola Doña Raquel:

No puede ser sino de un modo crítico que el tema sea tratado, puesto que la industria petrolera padeció de intentos de politización, incluso desde el momento en que se concebía la nacionalización.

Sobre el punto ha dado fe el geólogo Gustavo Coronel y, tangencialmente, el doctor Guillermo Rodríguez Eraso. Mas en la administración de L. Giusti esa politización fue estimulada desde adentro, y es por eso que en alguna parte de mi libro digo que es un despiste declarar, como hizo alguien, que desde adentro de PDVSA no se contribuyó en tal sentido.

Efectivamente, como usted dice, abundan las personas -empleados, para ser más precisos- que fueron testigos y hasta autores incautos en ese proceso de profundización de la politización desde adentro.

Mi libro pudiera hallarse en La Pulpería del Libro, ubicada en Sabana Grande en la transversal que está a mano derecha una cuadra después del centro comercial Chacaíto. También pudiera ser que se consiga en El Buscón, Paseo Las Mercedes. Pero a su correo electrónico le haré sobre el punto un comentario más extenso.

Raquel -

Hola Don Manuel, No me queda más que felicitarlo una vez más por abordar tan importante tema de interés nacional y abordarlo de una manera crítica en el aspecto positivo y que da a lugar a ser enriquecido por muchas otras personas que fueron protagonistas del manejo de nuestra PDVSA y de esa manera cada uno sacar sus propias conclusiones. Trataré de ubicar los libros escritos por usted que acá se mencionan por lo interesante del tema. Con la esperanza que estos temas den lugar a que nuevas generaciones con sentido de compromiso y honestidad rescaten lo que en otrora fuera nuestra empresa mundialmente reconocida. Un abrazo

Manuel Bermúdez Romero -

A una nota que se envió a la diputado María Corina Machado para informarla sobre este tema de tanto interés, la agrupación Somos Mayoría respondió lo siguiente:

Estimado Sr. Manuel Bermudez
Agradecemos mucho su tiempo al escribirnos.
Para nuestra Diputada, es muy importante y valioso conocer la realidad de lo que acontece en cada rincón del país, pues eso le permite ejercer de un mejor modo su labor contralora en la Asamblea Nacional, por eso, te agradecemos enormemente estar tan pendiente de que ella sepa lo que sucede.

Junto con ella, trabajamos diariamente, sin descanso, para avanzar hacia el país que queremos construir para todos.

SOMOS MAYORÍA

¡Los que sabemos que una Venezuela mejor, es posible!

Manuel Bermudez Romero -

RESPUESTA PARA GASPAR STALLONI

También este servidor está de acuerdo con las opiniones de Chacín Guzmán y Néstor Ramírez.

Giusti argumenta que esas presentaciones a los políticos y partidos se hacían para abrir la industria al conocimiento que sobre el petróleo merecía el país, cuando lo cierto es que estaba haciendo su propio sendero. Por lo demás, si no tenía autorización de la directiva de PDVSA, era evidentemente una conducta irregular.

Esas mentiras que usted refiere eran aparentemente su costumbre. Hay empleados que tienen pruebas de que era práctica en él mentir en aspectos de sus presentaciones desde antes de arribar la presidencia.

El dañino compadrazgo criollo ha puesto de nuevo en el tapete a Exxon, Shell, Chevron, Conoco, etc. Esperemos que sea en términos benéficos para Venezuela.

La ineficiencia y abrumadora corrupción de la actual administración chavecista de PDVSA es mucho más que obvia.

Manuel Bermudez Romero -

RESPUESTA PARA NÉSTOR RAMIREZ

Gracias por el suministrar la dirección de su blog. Lo que usted plantea es un testimonio que se agrega al que han ofrecido otros funcionarios de alto nivel en PDVSA, la corporación original.

Sin embargo hay quienes desconocen esa realidad, y otros que conociéndola, como es el caso de Diego González, insisten en negarla.

La maravenización de la industria petrolera fue evidente a través de una disfraz que se denominó Transformación, y la prueba más flagrante fue el último directorio de la administración Giusti.

Hay quien dice, como prueba en contrario, que los dos vicepresidentes eran de Lagoven, pero no se preguntan ¿quién los nombró? Si no hubiese sido la Presidencia de la República, de seguro hubiera ubicado otros dos funcionarios perteneciente a esa especie de secta que incluso aporreó también a funcionarios de Maraven.

No cabe duda de que la conducta gerencial de L. Giusti pudo haber dejado la percepción de que en Venezuela fracasó la nacionalización y que hacia donde deberíamos ir en los próximos tiempos es hacia una privatización de la industria o al manejo transnacional bajo directrices nacionales ventajosas para el país a través de Energía y Minas.

Manuel Bermúdez Romero -

COMENTARIO SOBRE LA OPINIÓN DE JUAN CHACÍN GUZMÁN, EX PRESIDENTE DE PDVSA

Su apreciación sobre el desarrollo obtenido por Petróleos de Venezuela es la correcta y ha sido reconocida por la gran mayoría de los venezolanos especialistas en el tema petrolero.

Respecto al error de convertir a PDVSA en una operadora llevado a cabo durante un proceso administrativo que eufemísticamente se bautizó con el nombre de Transformación y se ejecutó durante la administración de Luis Giusti, se ha abundado bastante.

Sin embargo, ejecutivos representantes de las dos operadoras afectadas, entre éstos Julius Trinkunas -quien podría esclarecer el punto explicándolo en sus detalles- han enmudecido pareciera que por toda la eternidad.

Creo que los lectores de esta modesta bitácora quedarán agradecidos por su intervención y la opinión libremente expresada.

Atentamente.

Manuel Bermúdez Romero

gaspar stallioni -

estoy de acuerdo con lo que plantean juan chacin y nestor g ramirez, pues giusti mucho antes, cuando era coordinador de planificacion se la pasaba haciendo presentaciones a los partidos politicos sin la debida autorizacion de la directiva, causo muchos problemas con estas presentaciones, tenia excelentes subalternos como ronald pantin, quien es presidente de pacific rubiales y giuti era presidente de alange energy que es diez veces mas pequena, y lo botaron de alli por mentir en una presentacion. o sea, aqui tenemos una muestra de quien es giusti. ademas las suspenciones de reuniones por tener asuntos amorosos es el colmo, de esto sabe luis urdaneta, equi empezo la destruccion de lo que quedaba ya de la ipn. una lastima, concuerdo conque los venezolanos no podemos manejar la ipnm, mejor es llamar a exxon o conoco para que la menejen ellos y estuvieramos mucho mejor, tuvimos la curva del progreso al principio, subimos la produccion a 3.5MM/d peroluego vino la debacle, poco a poco el comegen de la mala gerencia del compadrazgo nos fue destruyendo lentamente. da lastima pero es la verdad. pero triste. ahora los rusos y los chinos menos. ahora no se como haran pues encontraran el camino malo, para recuperar la industria solo se podra con exxon o shell, o conoco. mas nadie puede. o chevron. que tiene buenas relaciones con pdvsa. la adm actual es un desastre no terminan ningun proyecto en su tiempo programado, todos estan retrazados hasta los mismos empleados dicen que no tienen la experticia para manejarlos, y recursos humanos no sabe que hace que sabe hacer ni donde trabaja el 25% de la nomina. que molleja, gaspar stallioni.

nestor g ramirez -

en mi blog, nesgram.blogspot.com en la parte de tres de la historia de un petrolero hay material sobre lo que se trata aqui en este blog.
durante mi permanencia en la jd de pdvsa 92-94 ya habia bastante problemas con los contactos de giusti con los politicos, que causaban malestar en el directorio, y lo enviamos a maraven como vicepresidente para que se fogueara en una filial, era buen prospecto, pero, lo que marco su gestion en la presidencia es muy mala, eliminar a las filiales para salvar a maraven que no tenia casi produccion fue uno de sus errores mas graves, han debido dejar solo a lago y corpo que tenian costos muchos mas bajos, ademas, hubo muchos ascensos de cuatro y cinco grados a sus amigos y confiables, alli comenzo el desastre, pues los buenos gerentes se dieron cuenta y empezaron a emigrar. chavez, ni tonto, se aprovecho de esto y acabo con la industria. lo triste de todo esto es que se podria decir que nosotros los venezolanos no sabemos manejar una industria de este tamano. que lastima, ya esta corriendo estoen las revistas internacionales. los venezolanos fracazaron en manejar su industria! que horror. que lastima. no somos capaces. saludos, nestor g ramirez

Manuel Bermúdez Romero -

RESPUESTA PARA DIEGO GONZÁLEZ

Estimado Diego:

Particularmente nunca he negado los aspectos que hayan podido ser buenos de la actuación de L. Giusti. Y en cuanto lo que tú mencionas como "en especial los asuntos personales que le sacan a Luis de su entorno", tampoco abordé ese aspecto no precisamente por la enseñanza gerencial de Harvard, sino por razones de respeto a su privacidad. Respeto que varios se quedaron aguardando de L. Giusti. No olvides el caso más conocido en ese sentido: el del Ministro Erwin Arrieta, según se da a conocer en el libro El Informe Poseidón.

La no aplicación de la meritocracia fue obvia sobre todo después de la llamada Transformación, e igualmente su aspiración a ser Presidente de la República. Tú bien sabes que hay bibliografía que demuestra suficientemente esos aspectos. Incluso un libro elaborado con la idea de favorecerlo, y que al final lo perjudicó: Clientes Negros. El libro recoge lo que él y sus amigos informaron, y que luego él negó. Lo que yo tenga que contar o explicar está dicho en PDVSA en carne propia, y no es meramente que lo expresO yo, sino que es información fundada en declaraciones de varios de distinguidos petroleros. Mi libro tiene una copiosa bibliografía además de revisión de declaraciones en la prensa escrita. Nada fue dicho sin apoyo en investigación periodística.

Creo que lo que viene es recuperar la industria y colocar en ese esfuerzo todas nuestras buenas voluntades y transparencia.

Cordiales saludos.
Manuel

Manuel Bermúdez Romero -

Por fuera de la bitácora el ingeniero de petróleo y artículita Diego González envió un mensaje -con un anexo a unos relacionados a quienes no me fue posible acceder- donde dice:

Amigos petroleros, sinceramente me parece que Manuel no esta considerando algunos hechos históricos en su análisis abajo, y también en su libro, así algunos colegas de los que comentaron su articulo (los estoy copiando Bcc para recibir sus opiniones).

La polémica sobre la actuación de Luis Giusti y su equipo entre 1994 y 1998 hay que verla en varios contextos, reconociendo primeramente las cosas negativas (en especial los asuntos personales que le sacan a Luis y a su entorno-meritocracia, etc.), pero también reconociendo las positivas (que corporativamente fueron más). Debemos recordar para cualquier análisis la enseñanza gerencial (Harvard): separar el problema de las personas!

Sí lo que condujo al "Barquisimetazo", como creo fue aclarado en mi ensayo sobre el tema, que publicó la Fundación Venezuela Positiva en 2007 (ver anexo) y otras cosas sobre PDVSA y la industria petrolera nacional en general, que todavía no se pueden publicar, y no se analiza en su justa dimensión (algún día sus protagonistas deberán escribirlo-y Luis debería tomar la iniciativa), así como lo ocurrido en la dirección de PDVSA entre 1999 y 2001 (también sus protagonistas tendrán que opinar, en especial los colegas de Lagoven y Corpoven que llegaron a la dirección de la Corporación después de las jubilaciones apresuradas como lo menciona Manuel), no se llegará a los mejores resultados históricos. Tal vez nunca los protagonistas nos aclaren lo ocurrido.

Diego
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Juan Chacin Guzman -

Muy interesante su artículo. Aqui le envío algunos comentarios sobre el pasado en PDVSA. No fué fácil lograr, , en un tiempo relativamente corto,del conglomerado de empresas nacinalizadas una Industria Petrolera de proyección mundial. A los seis o siete años de su creación ya estaba entre las primeras diez del mundo. Le doy gran crédito de esto al General Rafael Alfonzo Ravard,primer presidente de PDVSA, quien aunque no tenía formación petrolera,si supo asesorarse con los ejecutivos de la Industria, todos de sólida formación gerencial petrolera en las empresas nacionalnizadas. El éxito,en mi opinión, ser debió en gran parte a mantener a PDVSA como Empresa tenedora de las acciones de sus filiales operadoras. y de hacer de las operadoras empresas cada vez mas sólidas. PDVSA no fué creada para operar De hecho, servía de amortiguador entre la política y el negocio. Creo que convertir a PDVSA en operadora fué un error y que la apertura petrolera en la forma que ejecutó tambien fué errada. Darle producción a la competencia no lo considero lo mas saludable para una empresa. Han debido ser asociaciones desde el riesgo de la exploración hasta la bomba de gasolina

Manuel Bermudez Romero -

RESPUESTA PARA LUIS PULGAR

Amigo Luis, tu opinión tiene peso específico por la fuerza que le da el hecho de que fuiste testigo doliente y, además, funcionario de la gerencia media de Maraven.

Eustoquio García comenta aquí mismo en una intervención posterior a la tuya, los motivos por los que los ex ejecutivos a los que hago mención pudieran estar inhibiéndose de intervenir públicamente. Si fuese así, como afirma Eustoquio, se puede comprender aunque no se comparta ese temor.

Por otra parte, me digo que de ser así, hay otro grupo valioso de ejecutivos de la generación inmediatamente posterior que no tendría nada que perder asumiendo la vocería de PDVSA la original, pues ya todo lo perdió y más bien tendría mucho que ganar.

Pero por encima de ganar o perder en lo personal y en el liderazgo que reafirmen, está el beneficio que el país obtendría con la clarificación de los logros obtenidos por la industria petrolera nacionalizada. Los puntos de de vista de ellos nutrirían la verdad histórica de la que tú hablas que sin duda llama a recopilar sobre el tema toda la información suelta en libros y documentos.

Recibe mi saludo y mi agradecimiento por tu comprensión como reflejo de tu apertura mental. No actúo movido por la revancha como creo te has dado cuenta y reconoces cuando mencionas la honestidad como soporte del mérito de mi libro.

Manuel Bermudez Romero -

Eustoquio R. García hizo este comentario:

Manuel, gracias por este interesante material. Yo estoy de acuerdo contigo: hemos dejado en la voz del mundo político, con sus criterios orientados de acuerdo a sus posiciones políticas, la voz y las decisiones que afectan a nuestra primera industria. Tal como lo señalas, sería conveniente que quienes tuvieron la responsabilidad de dirigir la industria pre y post nacionalización, expresaran sus opiniones en un foro abierto. Es posible que se les tilde de "pitiyanquis" "imperialistas", pero definitivamente la industria petrolera es uno de los ejes más sólidos de lo que entenderíamos como capitalismo. Pienso que los ex-dirigentes petroleros, las personas que tú mencionas, no quieran inmiscuirse en el debate político por temor, tal vez, de exponerse a andar sobre "arenas movedizas" como serían las opiniones abiertas a discusión y controversia. Ojalá que dichos líderes tomen conciencia de la importancia que tendrían sus voces para aclarar el rol de la industria petrolera para el desarrollo económico de Venezuela. Un saludo.

Luis Pulgar -

Estimado Manuel,
Estoy de acuerdo con buena parte de lo que planteas, especialmente el tema de la necesaria autocrítica de las actuaciones de la industria y su gente antes de 1999, que con algunos colegas hemos hecho en privado. También con la necesidad de que más y más petroleros hagan conocer sus puntos de vista y vivencias de esos difíciles tiempos y los años subsiguientes.
También lei tu libro hace algunos años y considero que tiene exactamente ese mérito: Dar a conocer de manera honesta los hechos tal y cómo tú los viste, aunque esa visión no coincida exactamente con la mía o la de otros.
La verdad histórica está compuesta de todas esas visiones y ojalá algún día se documente debidamente.
Recibe un cordial saludo,

Luis Pulgar

Manuel Bermúdez Romero -

RESPUESTA PARA PASCUAL MÁRQUEZ

Por suerte amigo Pascual tenemos voceros como Humberto Calderón Berti al igual que Alberto Quirós Corradi y algún otro distinguido funcionario petrolero, como los que mencioné en el artículo.

Siempre comento que Calderón tiene la virtud de que es consciente del error que cometió cuando se empeñó en su nombramiento como presidente de PDVSA, eso lo hace más reconocible, porque demuestra que ha tenido la apertura mental requerida para comprender y enmendar sobre sus yerros.

Preocupante es que otros que cometieron errores crasos, continúen persistiendo en desconocerlos y pretendiendo aparecer como impolutos. La razón de la preocupación es evidente: no son transparentes y terminan siendo no confiables.

Es cierto que el público común pudiera no dar mucha credibilidad a Calderón por su militancia copeyana, pero ésta no es oculta y está a la vista.

De nuevo, inquietante es la conducta de otros que se mueven, sin militancia, de partido en partido, hasta ver qué pescan. Y lo peor es que lo logran.

Hago votos por su mejoría y por el alta hospitalaria pronta.

Cordiales saludos.

Manuel Bermúdez Romero -

RESPUESTA PARA GUSTAVO QUINTINI

Tengo un libro de mi autoría que cuenta con bastante detalle las irregularidades ocurridas durante la administración L. Giusti.

Lo explica especialmente en el primer capítulo, titulado Giusti dio al traste con la meritocracia. El título de libro es: PDVSA en carne propia.

Desde el ascenso de Giusti a la presidencia alguna gente se empezó a ir, pero sobre todo a partir de su decisión de integrar las tres filiales, tanto así que las directivas completas de Corpoven y Lagoven decidieron jubilarse.

Eso dio lugar a que algunos cuadros gerenciales y personal en general, sin buscarlo, se viesen favorecidos y desde esa óptica les pareció que todo estaba bien, cuando en verdad facilitó la intervención política del chavecismo.

Lo demás es historia, como acostumbra decir Giusti, pero de la fea. Por eso el último capítulo de mi libro (segunda edición) se titula Y VINO CHÁVEZ Y ARRASÓ. Ahora y ya desde hace bastante estamos sufriendo las consecuencias.

Pascual -

Don Manuel un saludo desde el hospital donde me encuentro ahora. Eso que usted propone lo hemos pensado muchas veces, en lo personal he llegado a pensar como decia mi abuelita: El que calla otorga. Soloalderon B. ha sido capaz de ir a la Tv a decir algo sobre el tema y lamentablemente, por ser ficha copeyana,no falta quien le de poco credito, me refiero de los que tienen que oir. los de afuera.

Manuel Bermudez Romero -

Por fuera de la bitácora Rafael Gallegos dijo:

Gracias Manuel. Muy buen artículo. Tienes razón, no se puede criticar una obra sin verla.Yo por mi parte, ya hice un artículo al respecto y lo publico el domingo. No critico la obra sino el título y subtítulo y trato de invitar, muy educado, a Ibsen a hacer una obra que represente la gesta.

No es fácil; pero hay que hacer que no nos olviden y esta es una buena oportunidad.

Manuel Bermudez Romero -

Por fuera de la bitácora Eneida García, dejó el siguiente comentario:

Me encanta leerte pues eres un llamado a la conciencia de todos esos petroleros que continuan obnibulados, y la voz de otros que no comulgamos con que todo era una "tacita de oro".

Un fuerte abrazo.

Eneida

PD: Me encantó la ilustración de este artículo. Muy representativa y fina.

Gustavo Quintini -

100% de acuerdo con tus planteamientos. Poca gente reconece que el mandato de Guisti, llevado de la mano del ministro de minas de Caldera,Arrieta, fue el que abrió las puertas y facilitó el desmantelamiento posterior. Antes de llegar Chávez, ya podía decirse que lo de PDVSA (la verdadera) era una muerte anunciada. Saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres