Blogia
Contextos

Conservamos o perecemos

Conservamos o perecemos

La tragedia contaminante que liquida el reservorio de agua contenido en la cuenca del lago de Valencia, es la punta de un daño mucho mayor.

No es sólo, como se viene diciendo en la noticia diaria, que están afectados -por el empuje desbordado del lago- los habitantes de los poblados ribereños, las poblaciones de Maracay y Valencia, y todo el reservorio subterráneo de la cuenca, sino que conjuntamente con el profundo deterioro del lago de Maracaibo, resulta la onerosísima factura que la naturaleza cobra a los venezolanos donde quiera que estén en el territorio nacional.

No es requisito ser ambientalista sino poseer ojos para ver y darse cuenta de que en Venezuela a pocos preocupa el cuidado del entorno. Para que se comprenda la gravedad del daño que se causa, sólo piense en el serio perjuicio que representa que amplios sectores residenciales de esa densamente poblada región -cuenca del lago Valencia- actualmente estén consumiendo agua contaminada con coliformes (excrementos, heces humanas y animales).

La conservación del ambiente comienza por sencillas prácticas como la adecuada disposición del aceite que se usa en las sartenes, el control de los sonidos para respetar el derecho que al silencio reparador tiene el vecino, por mantener barrida la acera frente a nuestras casas. Sin embargo, la mayoría ni tan siquiera atiende a esos mínimos hábitos de convivencia que redundan en calidad de vida.

De modo que, en paralelo con el gran esfuerzo técnico y de labor de recuperación de nuestros bosques, del paisaje, de los lagos y ríos, de las playas y montañas desbordadas por la basura, todo ello mediante reforestación, saneamiento físico, el reciclaje de desechos sólidos, por medio de la construcción y control de rellenos sanitarios y la realización de auditorías ambientales, han de iniciarse bien concebidas tareas permanentes y sistemáticas de educación conservacionista, y campañas dirigidas a la creación de conciencia en el sentido de que si no controlamos la contaminación, desapareceremos de la faz terrestre.

La conservación del ambiente se materializa en orden y limpieza proyectados a todo el país, y la atención a esos aspectos, desde los escenarios personales hasta los privados y públicos, deberían conducirnos a la recuperación del medio y restitución de las bondades que la naturaleza nos brinda para el  disfrute y aprovechamiento con sentido restaurador.

Hay que poner manos a la obra, puesto que el daño sin reparación causado al ambiente es un maremoto silencioso que nos barrerá de la superficie terrestre si no actuamos ya. Ante esa amenaza, quiere entonces el país saber cuál es y dónde está la política socio-ambiental que aplicarán los candidatos de oposición que están lanzados en contienda.

 

Manuel Bermúdez Romero

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Manuel Bermúdez Romero -

Señor Pereda, muchas gracias por su información. Esperemos que entre hoy y el jueves 9 temprano en el día, entren otras personas interesadas en el tema y se puedan enterar. Saludos.

Clemente Pereda Berrios -

El dia Jueves 8 de Septiembre, a las 4 PM tendra lugar un Foro para analizar la infraestructura de los Estados Aragua y Carabobo, motivado este foro por la grave situacion que presenta el Lago de Valencia y el peligro de contaminacion que se esta presentando wn los sistemas de abastecimiento de agua en esta region. La entrada es libre, se ha invitado a ingenieros muy capacitados y se espera la participacion de un representante del poder popular. Se desea lograr una buena asistencia y participacion en la discusion de este tema. Lugar: Auditorio del Colegio de Ingenieros de Venezuela en Los Caobos.

Manuel Bermudez Romero -

Es verdad amigo Pascual que no sobra volver sobre el tema. No obstante, repasando mi artículo, sentí que su contenido llueve sobre mojado y me di cuenta de que la consecuencia que anuncia el título es demasiado obvia.

Miles, sino millones, saben en Venezuela que estamos sentados sobre una bomba contaminante, pero a nadie parece importarle.

Y hay extremos incomprensibles. Cuando veo o leo los reclamos de los pescadores del lago de Maracaibo, me pregunto ¿y es que en esa cloaca todavía se pesca? Es posible que, como llamen hoy al Ministerio de Sanidad, permita que allí todavía se pesque. La Gobernación del Estado no toma cartas en el asunto.

Los medios de comunicación de TV y prensa, no son capaces de cuestionar y preguntar, cómo es que se reclama por el descenso de la producción pesquera por efecto de la lemna en un estuario donde a todas luces debería estar prohibido lanzar un anzuelo.

¿Son conscientes los abogados que representan a ese gremio, de que esos pescados (el producto de sus clientes) deben estar contaminados y consumirlos amenaza la salud de la población. ¿Dónde está la salud pública del gobierno central y del local?

Y es como usted dice, no son solamente los lagos de Maracaibo y Valencia, son también:

- Los permisos de construcción en áreas sensibles

- Los desechos sólidos y químicos por doquier

- Cantidad de ríos contaminados

- Las lagunas de oxidación a orillas del Orinoco

- La contaminación en las refinerías y plantas petroquímicas

Y pare de contar.

Exijamos entonces que todos los candidatos de oposición presenten sus planes para el rescate del ambiente venezolano. Debería ser otro requisito para darles nuestro voto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Pascual -

Saludos Sr. Bermudez, nunca esta demas volver sobre este asunto. Lo increible es que las autoridades no dan el ejemplo y estimulan los ataques contra la naturaleza. Vea Ud. permisos de construccion en areas sensibles, desechos solidos y quimicos vertidos en cualquier parte, es Maracaibo, Valencia, Guri, Macagua, El Pao, todos contaminados hasta niveles oficialmente desconocidos. Las playas, los rios, los suelos, los acuiferos, el aire, en fin da hasta tristeza. Aqui contaminan entes privados y publicos, alli tiene ud los casos de El Tablazo situado al este de Maracaibo, Complejo de Jose, Refineria de Puerto La Cruz, las lagunas de oxidacion a orillas del Orinoco, la explotacion de oro en Guayana,etc, etc. No quiero terminar sin decir que temo que en cualquier momento puede reventar un sinnumero de enfermedades en las cercanias del Lago de Valencia.

Manuel Bermúdez Romero -

Señor Néstor Ramírez, me satisface su opinión y la orientación que usted ofrece sobre el tema y divulgado en su blog.

La contaminación que se obseerva en nuestro país es de todo tipo, y da la impresión de que la gente no se dan cuenta.

La cantidad de ruido y su variedad en las ciudades nuestras es alarmante. Es así no sólo en los espacios abiertos, sino también en los cerrados.

Hay reuniones o fiestas a donde uno va, en los que no se puede hablar por el alto volumen de la música que se coloca. Y si uno pide que por favor se baje el volumen, la respuesta es que a la gente le gusta la bullaranga.

De modo que la educación ambiental es el primer paso en la acción que se adelante, simultáneamente con las tareas específicas dirigidas directamente a preservar ambientes y fauna y flora.

nestor g ramirez -

ma gusta mucho su articulo, que en realidad escribi sobre ese problema en mi blog, nesgram/.blogspot.com hace como un ano, alertando a todos sobre como nos estabamos hundiendo en la porqueria, no solo en estos lagos, sino rios, etc, muchos saludos y felicitaciones. nestor g ramirez
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres