Blogia
Contextos

La pobreza nada acredita

La pobreza nada acredita

Es habitual entre venezolanos utilizar el origen humilde como credencial de civilidad, de honradez o de cualquier otro valor que se le quiera agregar a esa condición.

¡Yo vengo del barrio!, acostumbra alguna gente decir oronda con la intención de asignarse una característica social que le da superioridad. Es una reprensión que resulta risible, puesto que del barrio viene la mayoría en Venezuela y, si no es del barrio, es de un caserío, de un pequeño pueblo del interior o  de una ciudad mínima, que viene a ser casi lo mismo y a veces puede ser peor.

Puede ser peor porque si se reside en un barrio de una ciudad grande, podría disponerse de una ventanita que permita el ingreso a centros superiores de educación y cultura, pero si se vive en un caserío, muy difícilmente se tendrá acceso temprano a las fuentes del conocimiento dentro del esquema habitual de crecimiento urbano en Venezuela.

Obsérvese que se califica con el comparativo “peor” la mala fortuna de haber nacido en un caserío. Y es que cabe preguntarse: cuál puede ser la ventaja que proporciona haber sido pobres o haber nacido en un hogar carente de suficientes recursos, en lugar de en otro donde se haya dispuesto de dinero suficiente para recibir educación en la mejor escuela primaria, el mejor liceo y en el instituto técnico o universidad del más alto nivel.

En nuestra realidad la pobreza y la vivencia en un barrio, lamentablemente no ofrecen sino el riesgo de quedarse en el camino del crecimiento humano y profesional, porque se carece de oportunidades y no se dispone de recursos para obtenerlas en otro sitio distinto para facilitar el aprendizaje más avanzado, aparte de que, por estos días, habitar en un arrabal conforma adicionalmente el peligrosísimo riesgo de morir a temprana edad a manos del hampa.

Es por esta explicación que no convencen los políticos que, intentando identificarse con el abrumador número de votos que suman los más humildes, exhiben como presea  eso de que “yo vengo del barrio, salí de abajo y me formé con esfuerzo”.

Suponen esos políticos que surgir desde el barrio resulta en mayor comprensión del origen de la pobreza y los dota de capacidad instantánea para mimetizarse con el pobre. Esa presunción es una falacia, pues es como creer que hay que volcarse para caer en cuenta de las graves lesiones físicas y anímicas que puede provocarnos un volcamiento.

Una de las palpables virtudes de María Corina Machado es que siendo reconocidamente de alcurnia, se identifica genuinamente con los más pobres, y no como oportunismo electorero, sino debido a la convicción que le han proporcionado sus estudios, siendo una vocación social que ha demostrado con ejecutorias y logros. Y es un convencimiento que impulsará desde su gobierno promotor del Capitalismo Popular.

Manuel Bermúdez Romero

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Manuel Bermudez Romero -

Juan, gracias por tu opinión. Saludos.

Exactamente Miguel, cabeza y corazón son lo principal por encima de la condición social.

Esther, por los comentarios que veo en la prensa y el hecho de que los otros candidatos favoritos están utilizando el discurso de MCM y el de D. Arria, y empiezan a confrontar al Presidente Chávez y a Castro cuando se entromete, creo que el discurso directo de ella caló.

Puedes estar segura de que si es M
CM la que gana, tendremos Presidente mujer. Y si gana, como creo que ocurrirá en las primarias, va a ser un batacazo.

Ciertamente Pascual, mucha gente no votó por Salas porque era rico. Es como no votar por alguien porque fue pobre o viene de clase baja, aunque el candidato sea educado, formado y persona de bien.

Pascual -

Saludos Don Manuel, el tema de su articulo me hace recordar que en las elecciones del 98, Salas -vs- Chávez, era notable el numero de personas que afirmaban no gustarles Salas "porque es rico". Mi voto sera por MCM, eso lo tengo decidido desde hace bastante tiempo las virtudes que tiene la enaltecen, pero ni siquiera me fije en eso, solo me dije: políticos avezados, bachilleres y doctores, militares y aventureros, novatos y experimentados todos han fracasado, la mayoría por lo mismo, solo las damas no han tenido su oportunidad, quizás es el momento, peor que el actual, no creo que lo haga nadie y el chance de que sea mejor excede las expectativas.

Esther -

Muy bueno tu análisis Manuel. Espero sea ella la gran triunfadora de estas elecciones. Saludos.

miguel colina -

Comparto tu opinion y los quer te comentaron. Lo improtante es lo que se traiga en la cabeza y en el corazon, y no de donde viene la persona. Madruo es un hombre que viene de abajo, ha llegado al poder, pero sigue siendo de abajo.

Juan Denis. Hernandez M. -

Especial articulo y opinion Manuel,saludos y te felicito..!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Manuel Bermudez Romero -

Más que ojo es mi mejor deseo por el bienestar del país a la distancia como estoy. Y si no gana, el triunfador contará con ella, pues los votos que va obtener van a ser bastantes más que los previstos y se convertirá en la voz de quienes la respalden. Cordiales saludos.

ligia teresa -

Manuel, te felicito, siempre has creido en María Corina. Seguramente será la candidata de la Unidad. Buen ojo.

Manuel Bermudez Romero -

Raquel y Eustoquio:

Agradecido por sus lecturas. Por supuesto que mucho de lo que somos depende de la educación, propósitos y urbanidad que se nos inculquen en nuestro hogar, bien sea pobre, de clase media o rico.

Personalmente estoy seguro de que la identificación de MCM con los pobres es genuina, pues ha trabajado en favor de ellos con tesón desde mucho antes de ser candidata. ¡Votemos por MCM!

Cordiales saludos.

Eustoquio García -

Manuel, excelente el análisis que haces sobre el problema de la identidad y la procedencia del barrio. Ojalá que lo mostrado por Corina sea una genuina cualidad que pueda concretarse en hechos que beneficien a la colectividad empobrecida. Yo pienso que sí.

Rakelota -

Hola Don Manuel
Muy de acuerdo con su exposición, yo le añadiría que lo que hace la diferencia es los valores que nos siembran en el hogar independientemente de la condición social donde se nazca, y ésto se va a reflejar en nuestro comportamiento hacia nuestro prójimo. Pienso que María Corina no tiene un trabajo con la comunidad desde ahora sino desde hace tiempo atrás sin ninguna necesidad de ello, porque para ella sería más fácil vivir a plenitud sus comodidades y sin embargo se ha convertido en una luchadora social que es de admirar.
Saludos Cordiales
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres