Blogia
Contextos

Venezuela es recuperable

Venezuela es recuperable

El deterioro del ambiente es total en Venezuela. No es necesario ser experto para observarlo. El daño se ve de una mirada en cualquier lugar, pues casi no hay sitio libre de contaminación de algún origen.

Es contaminación que se huele, se toca, se respira y hasta se consume. Como mero ejemplo van las situaciones que siguen:

Se huele en Maiquetía al salir del aeropuerto. El olor es a pudrición chamuscada y proviene del quemadero de un basurero en la montaña cercana. Se toca en cualquier “sanitario” de carretera. Son baños donde da grima pisar. Y no se diga más… Se respira bordeando el río Guaire convertido en una cloca a cielo abierto desde ufff…, y todavía sin recuperar y sin balnearios, según fantasiosa promesa del gobierno. Se come la contaminación cuando hay quienes todavía se arriesgan probando pescados del lago de Maracaibo, severamente deteriorado por motivos que han sido muchas veces explicados y pocas veces atendidos.

El descuido se ve recorriendo senderos del Ávila e -increíble- en las cumbres andinas por cualquiera de sus vías de ascenso. Tanto por la ruta Barinitas como por la de Valera, los márgenes de esas carreteras -escoltados por la belleza paisajística de la cordillera de los Andes- están llenos de desechos sólidos: basura, potes, botellas, cauchos y cualquier otro perol imaginable.

La culpa es de gobernantes y partidos, sin que la afirmación intente excluir de responsabilidad a la administración actual. Y es también de empresarios transnacionales y nacionales. Se precisa el punto para colocar el tema en el lugar que corresponde. También somos culpables cada uno de los venezolanos por nuestra inconsciencia.

Inconsciencia, puesto que el trastorno comienza porque carecemos de educación conservacionista. Empero, el país tienes reservas diversas que lo hacen recuperable y vive la hora en la que los ambientalistas tendrán que ser escuchados.

El deterioro del lago de Valencia y sus consecuencias, debe servir para mostrar el grave panorama ambiental venezolano y explicar a los presidenciables las soluciones y sus prioridades.

 

Manuel Bermúdez Romero

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Manuel Bermudez Romero -

Es verdad doña Raquel. No basta con ser optimista. Es demasiado el desorden y mucha la gente sin educación. Y cada vez más la gente acostumbrada a hacer lo que le viene en gana. Sin embargo, tenemos que se positivos y actuar en tal sentido, porque de no hacerlo estaremos definitivamente perdidos. Paralizarnos es aguardar por peores situaciones. Creo que cada quien desde su ámbito de trabajo y de vida puede ponerle peso a lado favorable de la balanza. La clave es la educación, y sabemos que tardará ver su resultado, pero hay que empezar ahora. Creo que estamos en el momento ponerle empeño a la voluntad de contribuir al inicio de cambios desde nosotros mismos. En cada uno de nosotros, de una u otra manera, hay un responsable. La indiferencia, la apatía, el desdén, la inercia, también contribuyen al letargo que vivimos.

Cordiales saludos.

Raquel -

Buena día apreciado Don Manuel:

Creo que muchos venezolanos nos frustra este tema porque aunque es muy bueno ser optimista, pensamos que más allá de lo que pudiéramos llegar a ser como país, no es menos obvio que sin un cambio radical de mentalidad, no podremos llegar a ser una gran nación. Gente botando desperdicios en las calles, música a todo volumen en los vehículos (conductores y pasajeros), en el tránsito impera la ley del más fuerte o más “vivo”, otros esperando en que “nos pongan donde hay”, en el metro el atropello al derecho del que está primero que nosotros, y así infinidades de cosas “pequeñas” pero que hacen que la ciudad sea un caos. Sin querer caer en lo político, las invasiones y expropiaciones (robo y saqueo) a la propiedad, han hecho que reine la impunidad y la ley del más fuerte. Todo esto hace parte de lo que hace la diferencia entre un país que se engrandece o un país que va a su propia destrucción. Quisiera ser optimista y pensar que podemos cambiar, pero si la cabeza principal no da ejemplo, dudo mucho que el de a pie haga algo por cambiar. Ejemplo más reciente el derrame de petróleo en Monagas y lo del Lago de Valencia, donde los responsables en lugar de asumir su culpa por negligencia, acusan a los denunciantes como mentirosos o como argumento político de inestabilidad.
Saludos

Clemente Pereda Berrios -

Celebro que mi comentario haya sido bien recibido. Venezuela es ciertamente recuperable. Asi lo hizo Peru, saliedo de una gigantesca despresion y disfrutando hoy de una inflacion del 2%. Brasil, con un gobierno dirigido por un socialista ha podido poner de acuerdo a los factores de produccion, para estabilizar la moneda y reducir apreciablemente la pobreza. Recordemos que hace cierto tiempo en Brasil habia tal grado de inflacion que los sueldos estaban indexados. Ahora Brasil se posiciona entre las potencias mas importantes del mundo. Uno viaja a Nueva York y para hacer una conexion se traslada en aviones de menor capacidad,pero brasileros. Nuestros puentes y vias de metro los construyen empresas brasileras. Si ellos pudieron levantarse tambien Venezuela tiene que hacerlo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Manuel Bermudez Romero -

COMENTARIOS

Comparto plenamente la opinión de Clemente Pereda Berríos. Es tan obvio que en buena medida la responsabilidad es nuestra, que ni siquiera cuidamos nuestros bienes, vale decir, casas y automóviles, para mencionar solamente dos. Para mí, hay medidas que tienen que tomarse de urgencia, y otras han de asumirse pronto, pero todos sabemos que su beneficio se verá con el correr de los años, como lo es la educación ambiental impartida desde el kinder y el salón de clase primaria.


Tampoco cabe deduda que el deterioro es amplio y trasciende lo ambiental, como afirma Eustoquio García. Yo me enfoqué en el tema conservacionista porque están en el tapete periodístico y porque ha sido mi preocupación desde hace mucho, como podría verse revisando esta misma bitácora. De hecho entre los temas que contiene esta bitácora Contextos y yo anuncio, menciono el ambiental. Aunque creo con Eustoquio que la avalancha de dificultades que se nos han venido encima, deja de lado lo ambiental, no obstante lo visible y perjuicioso que puede ser.

Sé que es demasiado duro para los venezolanos la variedad de problemas que confrontamos, sobre todos para quienes permanecen en Venezuela. Por lo mismo quiero confesar que este artículo lo había titulado "Venezuela es un asco", pero sentí que es hora de abordar los temas con optimismo y vertir confianza en el venezolano, para incrementar las fuerzas en el emprendimiento por la recuperación integral del país. Otra punto es la necesidad de respaldar a los jóvenes en todos los ámbitos de la actividad en que se encuentren bregando por el país, tanto en Venezuela como en el exterior.

Cordiales saludos para ambos.

Eustoquio García -

Manuel, si bien el deterioro ambiental es el que más influye en nuestro bienestar ciudadano, no es menos cierto que el deterioro es amplio y cubre las diferentes esferas del quehacer nacional. Los ejemplos sobran y no vale la pena incrementar nuestra frustración cuando sentimos – y vemos que cada día nuestro país marcha hacia un futuro plagado de incertidumbre.

Clemente Pereda Berrios -

Venezuela es recuperable, es una verdad que no puede discutirse u obviarse. Tenemos que comparar a Venezuela con otros paises que no tienen los recursos naturales y espirituales nuestros, pero que tienen la fuerza de la voluntad para el progreso. Ya es hora que aqui nos pongamos a trabajar, a promover proyectos. Es facil observar que en casi todos los estratos de la poblacion, se espera que el gobierno provea los bienes y que se culpe a todos los gobiernos desde la independencia de todas las fallas. En los tiempos del siglo pasado y de este que corre, estamos esperando: RECADI,CADIVI, BENEFICIENCIA, MORATORIAS INJUSTIFICADAS, VIVIENDA. Esto y mucho mas tipifica nuestra vida. La pregunta: cuando me daran ALGO, cuando me prestaran para sembrar en mi campo, o cuando me daran tierra si no la tengo; donde esta el mercado para los bienes que eventualmente produzca. ESPERAMOS REGALOS. NO LUCHAMOS POR LA VIDA, SOLO TENEMOS FE EN QUE ALGUN DIA NOS LLEGARA LO QUE NOS TOCA POR EL MERO HECHO DE HABER NACIDO AQUI. En Belgica,por ejemplo, tenemos un pais minimo, desprovisto de recursos naturales en toda su extension, pero un pais dotado de INTELIGENCIA Y POR LO TANTO DE CEREBROS COMO UNICA MATERIA PRIMA, dispuesto a producir bienes y servicios, a cobrar por el suministro de patentes, A EXPORTAR LO QUE SE PUEDA IMPORTAR Y TRANSFORMAR. Otros ejemplos abundan. Aqui, al recorrer el pais lo que encontramos es desperdicios que ensombrecen la bella naturaleza. No hay agua potable. La BASURA contamina. Algunos bienes descartados son recuperables, tal como lo demuestran los zamuros humanos que buscan en los botaderos en el borde de los caminos. Se puede preguntar uno: Es justo culpar al gobierno de todos los males? o es mas valido pensar: Que puedo yo hacer para mejorar la situacion. Nadie, ningun pais goza de los recursos que nosotros tenemos; para el colmo la poblacion no es excesiva, pero falta educacion y disposicion para avanzar. Pareciera que el camino es largo, larguisimo. Da tristeza. PERO:
Nos recuperaremos, Dios lo quiere. Es la predica de buenos venezolanos, que los hay, asi como Manuel Bermudez.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres