Publi: envíosCertificados: ahorra más del 60 % en tu partida de envíos. 100% legal
Facebook Twitter Google +1     Admin

ROBERTO MUÑOZ

Lágrimas de un pueblo engañado

 

Hace una semana el gobierno anunció la muerte del Presidente Chávez. Todo lo que he observado me ha impactado, sobre todo  las muestras de dolor, de una parte muy grande del pueblo venezolano, por la partida del presidente. El pueblo se sentía huérfano porque había partido su protector, benefactor,  padre, el único ser que había pensado en ellos y los había ayudado. Realmente sentí tristeza al ver que esta parte del pueblo, compuesta en su mayoría por la gente más pobre y de menor preparación, pensara y sintiera de esa manera, pues indudablemente había sido engañada.

Es cierto que el presidente les dio ciertas ayudas económicas, pero  insuficientes para sacarlos de la pobreza y hasta los perjudicó porque los alejó de la necesidad de esforzarse para conseguir el sustento por medio de la iniciativa y trabajo individual. Nuestro pueblo mostraba ese comportamiento hacia el líder ido sobre todo por el discurso mentiroso del gobierno, discurso que falseaba las razones de la pobreza de ellos, la cual siempre se achacaba a los que tienen algo, a los que estudiaron, llamados injustamente oligarcas, al imperio, etc. etc.; se les decía que sus  mejoras económicas eran fruto del amor del comandante, jamás se les informó que fueron posibles por el inmenso incremento en los precios del petróleo, ni que sus mejoras eran inferiores a las experimentadas en los países vecinos; se les predicaba que su única esperanza radicaba en lo que ofrecía el Socialismo del Siglo XXI. El   pueblo creyó que todos los pocos beneficios recibidos se debían al amor del presidente y por eso estaba triste, por eso lloraba.

Esta gente no logró comprender, por el discurso engañoso, que, paradójicamente, su situación estaba   llena de calamidades  debido al gobierno de Chávez, quien fue un destructor de país. Recordemos las miles de empresas productivas de las que se apoderó y destruyó,  por lo que la producción en el país disminuyó generándose el tremendo desabastecimiento que vivimos, el que me ha obligado a comprar en los mercados, pues a los supermercados no puedo ir porque para entrar es necesario hacer colas kilométricas. El desabastecimiento es fruto de las pésimas medidas económicas y administrativas del Presidente Chávez. Ayer visité 10 farmacias y no pude encontrar Alurón, una medicina muy simple que cuesta Bs. 5, ni crema dental. Otra herencia del gobierno del comandante es la inseguridad que llegó a unos niveles dantescos, pues  los asesinatos se incrementaron  casi cinco veces y  los pobres fueron  las principales víctimas. Estos pocos ejemplos  son  indicación que la vida está siendo  dura para los más pobres, pero la combinación de falta de educación, limosnas y mentiras es un brebaje que engañó a la mitad del pueblo venezolano,   pueblo que no merece que se burlen de él y lo utilicen de  manera tan indecente.

El 14A tendremos elecciones presidenciales y este pueblo engañado respaldará nuevamente a los que lo han engañado, lo único que podemos hacer, en tan corto tiempo, para reivindicar a nuestro pueblo, es asegurarnos de que los opositores y los independientes vayan a votar porque el candidato rojo dijo que seguirá los principios y legados chavistas, en otras palabras, con él  tendremos  más de lo mismo.

 

Roberto Muñoz E.

robertom1940@hotmail.com

Miércoles, 03 de Abril de 2013 14:32 Manuel Bermúdez Romero #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris