Publi: envíosCertificados: ahorra más del 60 % en tu partida de envíos. 100% legal
Facebook Twitter Google +1     Admin

Cuidado con un "accidente"

20130513133903-laurapollan.jpg

Absurda huelga de hambre la de Antonio Rivero

La mayoría en Cuba sabe bien que los Castro asesinan o exilian a quien, a pesar del terror que infunden, se atreve abiertamente a discrepar. Lo noticioso es que la muerte o el exilio constituye una práctica que continúa vigente, aunque los dictadores Fidel y Raúl lo nieguen.

El más reciente caso aparente es el de la luchadora por los derechos humanos, Laura Pollán, según contó hace pocos días Berta Soler, fundadora y líder del grupo disidente Damas de Blanco, a la articulista de The Wall Street Journal, Mary Anastasia O’Grady.

Soler refirió que Pollán murió misteriosamente el 14 de octubre de 2011 en un hospital de La Habana rodeada por agentes de seguridad. Ocurrió diecisiete días después de que ellas y sus esposos, dentro de un pequeño grupo de prisioneros de consciencia, rechazaron abandonar la isla conminados por el gobierno.

–Pollán, recuerda Soler, había comentado estar bien de salud pocas semanas antes de que sicarios de los Castro la golpearan, causándole rasguños en uno de sus brazos sobre los que pasaron un pañuelo. Si esta fue una forma de inocularle alguna sustancia en su sistema sanguíneo, no podemos nunca saberlo, pero una semana después cayó en cama con escalofríos y vómitos, y el 7 de octubre, cuando fue admitida en el hospital, presentó dificultades respiratorias habiendo sido posible oxigenarla, pero la intubaron y doparon y siete días después perdimos a Laura. Como yo en esa oportunidad informé, no le hicieron autopsia y rápidamente la cremaron.

Agregó Soler a O’Grady que Raúl Castro puede haber pensado que las Damas de Blanco desaparecerían, pero se equivocó. La muerte de su amiga e igualmente el sospechoso fallecimiento de Oswaldo Payá en julio de 2012 en un supuesto accidente automovilístico en el que los testigos no reportaron un choque, ha energizado el movimiento.

Imaginémos los venezolanos nuestro sistema de salud público controlado o influido por estos procedimientos médicos del castrocomunismo puestos al servicio de la muerte disfrazada de enfermedad o de inesperado accidente. Y agregue a ese drama la tragedia que representa para nosotros que las cárceles nacionales estén bajo la supervisión de una energúmeno como la señora Iris Valera.

Es por la evidencia que se ha contado que se considera que la huelga de hambre del general Antonio Rivero es un absurdo, pues facilita a los Castro su eliminación. Así liquidan un militar de alta jerarquía poseedor de información sobre la penetración del castrocomunismo en nuestras fuerzas armadas.

 

Manuel Bermúdez Romero

El cadáver que ilustra el artículo es de la señora Laura Pollán (Foto Google)

Lunes, 13 de Mayo de 2013 07:39 Manuel Bermúdez Romero #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris