Blogia
Contextos

Pila de agua bendita

Pila de agua bendita

 

Manuel Bermúdez Romero

 

Entre otras numerosas distorsiones, Petróleos de Venezuela (PDVSA) se ha convertido en Caracas en casa de beneficencia pública.

La práctica comenzó cuando su clínica en La Campiña dio acceso a personas de cualquier institución del Estado y de cualquier otra parte que vistiera franela roja, en menoscabo del servicio que presta a trabajadores y jubilados.

Por esa irregularidad era usual ver en la fila de espera, para ser atendidos, a soldados, policías y descamisados sin relación con la empresa petrolera.

Conste entonces que los jubilados desde hace varios años no reciben asistencia en esa clínica, y más recientemente se les ha limitado el acceso al edificio sede de PDVSA en La Campiña, aparte de que sus trámites de salud actualmente no los pueden adelantar -como se había dispuesto- en el antiguo edificio del CIED en La Tahona, sino en la Torre Falcón, ubicada en la avenida Casanova en medio de un ambiente incómodo y donde cunde la inseguridad.

Lo perjuicioso del nuevo carácter caritativo de los servicios de salud de PDVSA, es que, como es común en decisiones que se toman sin estudio ni orden, en la cola descrita de la sede de La Campiña han de encontrarse holgazanes de toda la vida -sin relación con PDVSA- que cuentan olímpicos haber recibido ayuda asistencial de la petrolera para la superación de sus males.

Dicho de otro modo, que mientras a los jubilados de la casa matriz -la mayoría de ellos en la ancianidad- cada día más se les convierte un duro peregrinaje lograr asistencia médica y medicinas a las que tienen el derecho que se ganaron después de una vida de labor al servicio de Venezuela, hay afortunados que sin siquiera haber hecho nunca nada en beneficio de nadie, se aprovechan ventajosamente de los recursos médicos de esa empresa.

Conozco un personaje que es vergonzoso ejemplar de esa especie. Un viva la pepa que nunca ha movido una paja, pero se afilió a la “robolución” y disfruta hoy, además, de una prebenda que le obsequió este gobierno rojo  en ningún caso forjador de justicia social, pero sí de aprovechadores de toda clase.

En contraste, los jubilados de PDVSA suelen mamarse varias colas y cumplir con exigencias repetitivas para recibir asistencia de salud que debería brindárseles sin mayores reparos.

Es la dictadura del proletariado en marcha.

 

ACLARACIÓN

Es periodísticamente un deber informar que las salas de espera en la Torre Falcón han sido mejoradas y la incomodidad en una medida no absoluta ha sido superada. Sin embargo, la inseguridad en los alrededores de ese edificio difícilmente será controlada, y continúa siendo una vejación que los jubilados petroleros hayan sido expulsados (no hay otra palabra) del ámbito físico de PDVSA.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Manuel Bermudez Romero -

Efectivamente,de cuarta y de la cuarta en en el pensamiento y jerga del chavecismo.

Alirio Capella Heredia -

Una verdad inobjetable. Pero recuerden que los jubilados somos gente de cuarta para la casa matriz (PDVSA).

HUGO URDANETA ROMERO -

CREO QUE HAS PLASMADO LA TRISTE REALIDAD QUE VIVEN MUCHOS ORGANISMOS PUBLICOS CON RELACION A LOS JUBILADOS.

Manuel Bermudez Romero -

Estimado Luis, esperemos que ocurra así como lo planteas, mas deberíamos ser más activos en el apoyo a AJIP y en nuestra participación personal en las acciones por el rescate de nuestros derechos, así como del dinero sustraído a nuestro fondo de pensión. Saludos.

Manuel Bermudez Romero -

Amigo Pascual, tenemos que procurar que más gente se sume al reclamo y las protestas que se han venido organizando. Saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Pascual -

Bien dicho, es penoso ver la continuada desintegracion de una industria que deberia ser puntal y ejemplo de eficiencia, probidad y sobre todo de salud financiera.

Eustoquio Garcia -

Una descripción exacta de la triste realidad que vivimos los jubilados de nuestra primera industria. La prohibición del acceso de los jubilados a las oficinas de PDVSA en La Tahona nos crea un tremendo problema especialmente cuando debemos ventilar algún caso específico relacionado con nuestro seguro médico.

LUIS MORENO GOMEZ -

DENSOS SON SIEMPRE TUs ARTICULOS, ACERTADOS Y JUSTOS EN EL ANALISIS. ESTE NO ES EXCEPCION.OJALA LA CASA MATRIZ PUEDA EFECTUAR LOS ARREGLOS NECESARIOS PARA QUE CADA INSTITUCION OCUPE SU LUGAR Y RESPONSABILIDAD. ANTES JUSTAMENTE SE COMBATIA EL "ESTADO DENTRO DEL ESTADO" PARA EVITAR ESTOS PROBLEMAS Y DEDICAR LOS ESFUERZOS AL VERDADERO NEGOCIO DEJANDO EN MANOS DE LA ADMINISTRACION PUBLICO LO QUE A ELLA CORRESPONDE.

Manuel Bermudez Romero -

Gracias. Contribuyo con la causa del rescate de nuestros derechos.

Jose A. Carballo -

Manuel:
Como siempre, tu articulo comenta una situacion que debe cambiar....
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres