Blogia
Contextos

Estación Miseria

Mientras a Venezuela la arruinan los rojos y todo el que mete la mano en el desbordado río de negociados, amplios sectores de la población viven en la gozadera o son indiferentes

 

Manuel Bermúdez Romero

 

La “robolución” supuestamente interesada en la recuperación de la memoria de nuestros Próceres, hace mucho sustituyó por Miranda el nombre de la Estación Parque del Este del Metro de Caracas.

La decisión, aparte de ser otra estupidez, puesto que los nombres seleccionados para esas estaciones son de contundente lógica geográfica y orientativa, no ha procurado el mantenimiento de la otrora grata Estación Miranda y lastima la memoria del Precursor de la Emancipación Americana.

La Estación Miranda es, en escala menor, tangible prueba de la quiebra del país promovida por los cretinos adueñados del poder.

Actualmente ese punto urbano de transporte y convergencia, que fuera también de solaz para el transeúnte, es meada y amplia covacha de indigentes, mendigos, malvivientes, vagos y maleantes, sustitutiva de lo que fue una de las más gratas estaciones de esa grandiosa obra de transporte colectivo adelantada por la democracia.

Parque del Este, con el atractivo de ser abierta al cielo, y así soleada y placentera, disponía de una hermosa jardinería hoy devastada, inexistente, sin un solo arbusto sobre la tierra yerma y repleta de cualquier tipo de basura y desechos malolientes que se quiera imaginar.

La atmósfera limpia, ventilada, agradable que antes el usuario recibía al arribar y descender a la Estación Parque del Este, ha sido degradada a la condición de antro hediondo a berrenchín en su plazoleta, polvoriento y puerco, dejando de ser cónsona extensión del también maltratado parque contiguo. Sobra insistir, pero así está el país y la gente es, en general, bastante indiferente ante la degradación.

Por allí viene rodando la pelota profesional, y Miguel Cabrera descose la spalding en el Norte para regocijo de quienes extraviaron el sentido de las prioridades y anteponen el festejo a la lucha.

De ese modo, y mientras la patria se hunde en el abismo, magallaneros y caraquistas se alistan pa’ gozá y bebé cerveza, y en las cárceles nacionales se monta el enésimo concurso de belleza venezolano.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Carlitas García -

Manuel saludos!, no me he ido del país, acá estoy y sigo, creo que obviaste la frase, BIENVENIDO A LA PATRIA!!!!; el ¨cuento malo¨, es lo insólito que te parece que apenas una estación del metro este en las condiciones que narras (como siempre con mucho estilo), pues te informo, que es el PAIS, mi país y tu país, que esta en las mismas condiciones, no solo en lo estético, lo peor, en lo moral!, aun así acá estamos, vivimos y seguimos. Bienvenido a la lucha por su recuperación.

Manuel Bermudez Romero -

Deseo Tirso que así sea, que sirva de insumo que permita recuperar lo destruido.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Manuel Bermudez Romero -

No, no es un cuento malo, es la realidad y hay que conocerla para someterla.

Carlitas García -

Bienvenido a la PATRIA!!!, o es un cuento malo?

Tirso Garrido -

Manuel, como siempre excelente artículo en donde identificas las desviaciones existentes en ese emblemático lugar. Esto es un insumo para el Plan de Recuperación del bienestar social, económico y ambiental de los venezolanos.
Saludos
Tirso Garrido
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres