Blogia
Contextos

Maduro no se mira al espejo

Manuel Bermúdez Romero

 

El presidente Nicolás Maduro declaró ayer que le indigna el recibimiento de héroe que se dio a Miguel Cocchiola y, como es habitual en él, se despepitó con una andanada de descalificaciones y acusaciones contra el candidato opositor a la Alcaldía de Valencia.

No conozco a Cocchiola y ni lo he visto jamás, motivo por el que no puedo expresar palabra ni a su favor ni en contra. Lo que sí es obvio porque está desagradablemente a la vista de los venezolanos, sobre todo de los televidentes, es que Maduro habla creyéndose en el Areópago o en un púlpito de abrillantada pureza que le proporciona moral para opinar ofensivo de cuanto tema se le ocurre, para echar sombras y lanzar denuestos contra quien se le antoja, resultando, para desgracia del país y vergüenza pública continental, un insolente sin remedio y un bruto mandatario vengativo despojado de controles de conducta.

Maduro pareciera no haberse dado cuenta de que está desnudo. Se desnudó él mismo sobre el escenario de la patria, y ahora se sabe que no solamente es un incapaz, sino un atrabiliario y deslenguado sin noción de gobierno ni de cuál es la conducta que le corresponde como Presidente de la República; desprovisto de la sindéresis que se espera de su actuación para procurar la tranquilidad de la ciudadanía, la paz social, el ambiente de calma que es requerido como condición mínima para propiciar progreso nacional.

Totalmente desubicado debido a una ignorancia dañina que exhibe sin pudor, y también por peligrosa intoxicación de poder que le legó su tutor Chávez -campeón latinoamericano del verbo sandez-, llena a Cocchiola de improperios. Bandido, ladrón, especulador, lo llama haciendo acusaciones que por ahora nadie ha demostrado y que, por el momento en que se traen al debate público, pareciera ser un infundio creado ante el convencimiento de que los oficialistas saldrán derrotados el próximo 8 de diciembre en Valencia y en muchas otras municipalidades.

Nicolás Maduro Moros, el ilegítimo porque escamoteó las elecciones presidenciales, el embustero porque mintió sobre la muerte de Hugo Chávez y es de suyo falsario sobre otros temas y de donde le viene el apodo de “Mentira Fresca”, el de nacionalidad cuestionada, el compinche de Chávez en el otorgamiento de millonarios regalos en dólares que saqueando el erario nacional aprobó el difunto en su afán de liderazgo planetario, el osado reposero al punto de auto denominarse Presidente Obrero, el vendepatria mayor agente castro comunista, el abusivo que lleva a su nepótica señora a reuniones de gabinete, dice -hablante disparatero de penosa reincidencia- estar indignado por el “ladronaje” (la palabra no existe) en el entorno de Cocchiola. Así acrecienta el cerro de barbaridades expresivas que lo caracterizan y nutren su cartapacio público del español mal hablado.

Evidentemente Maduro no se mira al espejo, pues si lo hiciera al menos callaría.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

jeanneth villanueva -

Manuel ...Si se mira en el espejo, pero un espejo unico para él, ...el que refleja a su comandante supremo¡¡¡

Como esta escrito Manuel, uno de los elementos que distingue a los seres HUMANOS del resto de los seres vivos es su capacidad para comunicarse de manera sistematizada y comprensible y eso se logra al usar un LENGUAJE.

El lenguaje de ese Señor está VERDE, cosa común en varios aspectos de su vida, y carece de todo como el pais que carece de cosas tan elementales como un rollo de papel sanitario.

No me imagino a ese señor haciendo uso sólo del lenguaje gestual o corporal, porque no concibo (?)como diferenciaria Atletas de Atletos? Millonas de Millones...

Por la maleta se conoce al pasajero, así que será que ese señor puede distinguir entre ortología y ortografía, o conocerá algunas de las normas linguisticas propias de todo lenguaje como la norma geografica, la norma social, la norma académica o cultural????

Para mí carece de todo conocimiento y su escasez se acentúa cada día cuando se encadena y todos, lastimosamente somos testigos de sus descabelladas oraciones, que seria un insulto tildarlas de cantinfladas pues justamente el guionista de este personaje debía conocer a fondo su lenguaje (su idiosincrasia, su cultura, sus costumbres....)- bien retomando la idea- de sus desaciertos al tratar de querer hablar en términos que para él son los apropiados para llegar a todas las escalas, ...que equivocado está¡

El que no tiene razón insulta, grita y descalifica....dime de que hablas y te dire de lo que careces

Saludos Manuelito
Lic. Jeanneth Villanueva

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

miguel colina -

No salamente mduro, sino todo su entorno, incluyendo al desaparecido presidente, tenian ese estilo de gobierno. El objetivo no es combatir una idea, sino descalificar al opositor... hay que matar al mensajero..
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres